Las aguas caldosas atraen a Xàbia a las temidas medusas

27 julio, 2015Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Este fin de semana Xàbia se ha llenado de turistas y bañistas y todas las playas de la villa han presentado un «lleno hasta la bandera». Como si de un evento musical se tratara no cabía un alfiler..coches y coches en el Portixol, Granadella, Ambolo, Cala Blanca.. cualquier playa estaba a reventar.

Los turistas y bañistas ajenos a las altas temperaturas se lanzaron en masa a disfrutar del agua de las playas de Xàbia pero al llegar en algunas de ellas se encontraron -al margen de los habituales problemas de estacionamiento- con unos compañeros marinos indeseables Las medusas.

Según han relatado algunos de los bañistas, ayer la playa de la Granadella tuvo un momento de alta tensión con las medusas y por la megafonía los socorristas de la Cruz Roja avisaron a todos los bañistas de su presencia «se ha detectado alguna medusa en el agua»… rápidamente no quedó ni un solo turista en la zona de baño y todos esperaron a que se alejaran los invertebrados para poder combatir el fuerte calor que se registraba ayer en Xàbia con máximas que se acercaron a los 31 grados al mediodía según los datos hechos públicos por MeteoXàbia.

Desde la Cruz Roja han indicado a XAD que este año «no está siendo especialmente importante» en cuanto a las atenciones por picaduras de medusas, y la media de personas atendidas en la Granadella oscila entre 40 y 60. En concreto, los socorristas realizaron 49 curas. Según han afirmado, la Cala de la Granadella presenta la problemática que «entra una o dos medusas y como no hay corriente les cuesta mucho salir de nuevo a mar abierto». Por este motivo han reclamado a los bañistas que estén siempre atentos a las indicaciones de los «vigilantes de la playa».

En la Barraca, los efectivos de vigilancia atendieron a unas 15 personas por picaduras de medusas, y también en la vecina de Cala El Moraig de Benitatxell, los socorristas de SVS hubieron de atender a una decena de bañistas aquejados de haberse cruzado con esta especie durante su baño.

Masificación también en el mar

La masificación de las playas también se trasladó al mar, y la Cala Sardinera estaba llena de embarcaciones amarradas a las diferntes boyas colocadas para la varada de los barcos así como a las boyas que delimitan el espacio por el que pueden navegar, y son de color amarillo. Algunos bañistas de Cala Blanca reclamaron ayer al Consistorio que implante más boyas en la zona para evitar que las lanchas de recreo crucen la zona prohibida y pueda haber un accidente.

A este respecto, algunos propietarios de embarcaciones directamente optan por lanzar al mar el ancla con el riesgo medioambiental que eso supone ya que tiene una afección directa al fondo marino, sobreotodo cuando se recoge y arrastra todo lo que pilla por delante en su camino de vuelta a la embarcación.

Recomendaciones de Cruz Roja ante una picadura de medusa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.