Las calles engalanadas de Fogueres demuestran, una vez más, el esfuerzo creativo de sus vecinos

21 junio, 2016Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 6 minutos

Respectem els engalanaments! es el grito de guerra que, desde este medio de comunicación, se ha lanzado para que los vecinos y vecinas de Xàbia coreen cada vez que las fiestas locales, traigan consigo el montaje de una nueva edición de calles engalanadas tanto en el Centro Histórico como en Aduanas del Mar.

Volvemos a hablar con sus protagonistas, sus creadores. Los padres y madres de esta maquinaria amable perfectamente engrasada que llega a convertirse en una especie de “fábrica de los sueños”. Durante unos días, vecinos y visitantes se sumergirán dentro del imaginario en el que sus autores llevan deambulando desde hace meses. Un universo de material reciclado plagado de colores y cierta ilusión infantil que, hoy más que nunca, grita querer ser protegido por las entidades y autoridades competentes.

Es difícil desgranar la dificultad que encierra este trabajo en unas pocas líneas. Como coinciden en afirmar desde cualquier calle engalanada del municipio: “Toda ayuda es bien recibida”. Sólo de esa forma puede comprenderse las horas de esfuerzo, pero sobre todo de ilusión, que conlleva un pequeño detalle o idear cómo realizar aquello que previamente se ha bocetado o comentado a viva voz.

Hay gritos, hay eternos comandantes de la expedición y aquellos cuyo humor permiten que el barco no naufrague. Pero ante todo hay tesón y un sentimiento compartido: Hay que sacar el engalanado adelante y no existe tormenta que pueda achantar la aventura.

TossalBaix16_05XAD

Les Fogueres de Sant Joan es la primera festividad local que nos trae esta suerte de universo paralelo. Nuestra primera parada en este bello recorrido es el Tossal de Baix con San Agustín, la calle más madrugadora de todas a la hora de iniciar su montaje. Al día siguiente de la Proclamación, el domingo 12, sus vecinos dedicaron buena parte del día a la colocación del techo del engalanado. “Nos gusta que esté puesto durante todas las fiestas. Ahora colgamos la parte de arriba y una vez terminen los toros, sacaremos los adornos laterales”, cuentan en el Tossal.

En esta edición, mil botellas recortadas de forma helicoidal sujetadas en más de 70 tensores, saludan al visitante desde lo más alto junto a unas originales lámparas en tonos azulados. Empezaron en Navidad a recoger botellas y han aprovechado todo de ellas: “tanto los cuellos, como la parte inferior con la que hemos realizado unas flores de colores pintadas con pintura de cristal. Los tapones los hemos donado a causas solidarias”.

La idea surgió un día mirando fotos en Internet. “Vimos una idea con botellas y la adaptamos a nuestra forma de trabajar hasta crear una nueva”, narran mientras grapan las últimas remesas de botellas. A diferencia del 2015, este año no sabrían calcular cuántas horas han estado trabajando ya que han dedicado “pequeños ratos del tiempo libre”.

TossalBaix16_19XAD

No obstante, poco a poco, van actualizando sus materiales y mejorando su rutina de trabajo: “Este año hemos renovado la instalación eléctrica y ahora utilizamos bombillas de led que consumen menos y no se calientan para evitar disgustos al contacto con el resto de materiales.” “También, nos han prestado un andamio con ruedas con el que la tarea de colgar el techo se hace mucho más fácil al no tener que ir subiendo y bajando de las escaleras”.

Más adelante, llegamos hasta la calle En Forn que vuelve al concurso después de un año de parón: “Engalanamos si tenemos quinto o quinta en la calle. Ahora nos vienen unos años de engalanar y siempre lo hacemos con mucha ilusión”.  En 2010 lograron alzarse con el primer premio “que supo a poco” porque no compensó lo destrozado que terminó. También en 2014 los adornos situados en los laterales de la calle fueron desapareciendo poco.

En esta edición nos proponen subirnos en sus globos aerostáticos de cartulina y realizar un agradable paseo por las nubes. Una recreación que ha supuesto dos meses de trabajo y que tiene como resultado un centenar de globos con 6 colores diferentes cada uno y otro tanto de esponjosas nubes blancas.

EnForn16_0XAD

Como sucede en la mayoría de calles, la inversión se realiza a partir de una pequeña cuota que proporciona cada casa. También, de forma similar al resto, cada noche se han ido juntando dos, tres vecinos para ir elaborando los adornos: “Las pocas noches que llegábamos a ser siete no sabíamos que hacer”, cuentan entre risas.

Cruzando la Placeta, la actual armada invencible (con permiso de San Cristóbal) es la última calle de nuestro recorrido. Jesús Nazareno vuelve a echar el resto. En 2015 dieron el campanazo con un abigarrado engalanado. Este año, repiten fórmula dedicándolo a los juegos de mesa y juegos tradicionales.

Desde después de la festividad de Jesús Nazareno, los vecinos de la calle comenzaron a trabajar en la propuesta de este año en la que, tal y como cuentan, se han reunido menos que en otras ocasiones pero se han repartido las tareas y cantidades a realizar para que cada uno pudiera trabajar en su casa en sus ratos libres.

Un mar de fichas de dominó y de juego de mesa surcan el cielo de la calle. A ambos extremos, bloques de construcción saludan al visitante y, en medio, tableros de damas, ajedrez, parchís, cubos de rubik, peonzas, castillos de bloques, teatros de marionetas y un largo etc; serpentean la calle. Todo distribuido de forma que quedan dos viales de paso a derecha e izquierda flanqueados por el trabajo de los vecinos.

JesusNazareno16_5XAD

En esta ocasión, predomina el cartón como material reciclado: “Un 70% de la calle es cartón de cajas que hemos estado recogiendo durante mucho tiempo. En el caso de los tableros que están en el suelo, los hemos recubierto con plástico por detrás por si el suelo se mojase, que no afecte a las piezas”.

Muchos de los grandes volúmenes no se han confeccionado en la propia calle sino en un chalet situado en La Guardia para mayor comodidad de espacio y trabajo. “La dificultad está en el transporte que nos obliga a confeccionar cada adorno como si fuera una puzzle para poder traerlo hasta la calle y montarlo aquí”, narran.

Sin duda, ver trabajar a los vecinos y vecinas en las tareas de montaje supone un gozo de creatividad, ilusión, miradas cómplices, otras propias de un ingeniero técnico pero sobre todo de unión en pos de un fin común.

Un año más, sin seguridad

Como si se hubiesen puesto de acuerdo, los responsables de las tres calles coinciden en un aspecto muy concreto: la protección de su trabajo. “Que dure hasta el pasacalle” (el de las calles engalanadas del miércoles 22) es el comentario más escuchado, en un tono irónico, como si de una utopía se tratase.

En el Tossal de Baix, temen que algún vándalo pueda hacerse daño tratando de estirar alguna de las botellas suspendidas: “Se cortarían seguro, lo hemos comprobado”, cuentan. En la calle En Forn no se han atrevido a poner adornos sobre el suelo para no vérselos luego siendo zarandeados en la discomóvil o tirados en otra calle. “Solíamos guardarlos cada noche y sacarlos al día siguiente antes de ir a trabajar pero es agotador”. Por su parte, en Jesús Nazareno habían barajado la posibilidad de colocar los grandes adornos de tierra el martes “para que llegarán al pasacalle” pero finalmente han desechado esa idea para que todos puedan disfrutar del trabajo realizado.

TossalBaix16_17XAD

Es una lotería. Ni las vigilancias, ni el guardar los adornos diariamente; frenan la acción vandálica. Los creadores de estos trabajos saben que no pueden hacer nada contra la climatología y que su afán de hacer mucho con poco y reciclar, puede tener sus consecuencias “pero ese es un riesgo que estamos dispuestos a asumir desde el momento que exponemos en la calle”. “Lo que no es comprensible es que la justificación para los actos vandálicos sea que estamos en fiestas y que hay mucha gente en la calle”.

La reivindicación es clara: “Lo ideal sería una pareja de policías que se pasearan por las calles de la misma forma que las dos fogueres cuentan con su vigilancia nocturna”, sentencian. La jugada ganadora está más clara: Hay que realizar un llamamiento al civismo y garantizar la seguridad del trabajo de nuestros vecinos.

#JoengalaneXàbia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.