Les danses del Corpus cumplen veinte años y vuelven a llenar el Centro Histórico de tradición y cultura

19 junio, 2017Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ayer se cumplieron veinte años de tradición y cultura desde que el Grup de Danses Portitxol de Xàbia recuperara las arraigadas Danses del Corpus. Una cita que, cada año, recorre las calles del Centro Histórico de la localidad precediendo la solemne procesión del Corpus y que congrega a numerosos escolares que participan en la interpretación de cada una de las danzas típicas.

Las estrechas calles del casco antiguo se llenan de colorido. Una marea multicolor de “cubertors” ondea desde los balcones de numerosas viviendas. Es día de procesión, la santa custodia recorrerá las calles de piedra y se detendrá en cada uno de los altares creados para la ocasión. Al colorido de la devoción se suma el propio de la música y la indumentaria de cada una de las danses.

Comienza a redoblar el tabalet, una colla de cabezudos, de nanos, marca su paso con las castañuelas advirtiendo de su llegada. Llegan donde se ubicará el primero de los altares, frente al Museu, y bajo una gran expectación y curiosidad, comienzan a danzar. El baile de cabezudos tiene su origen hacia el 1590. Tiene música y coreografía propias y simbolizan la unión de las razas de las cuatro partes del mundo entonces conocidas. La pareja de valencianos representa a Europa, los turcos a Asia, los gitanos a África y los negros en América. En la Colla de Nanos de Xàbia existe otro personaje que es el Capitán que tiene por misión ordenar a las parejas y prepararlas para bailar.

Tras ellos avanzan corriendo els llauradors. Su baile es por parejas para terminar siendo colectivo. Su coreografía es vistosa y recrea el tipismo valenciano que tanto marcó la sociedad regional en su momento.

Els turcs i les turques es, quizás, una de las danzas más hipnóticas. Su ritmo de percusión y movimientos suaves, unido a la vistosidad de la indumentaria y la delicadeza de sus jóvenes intérpretes, la convierten en una de las más llamativas. Sin embargo, detrás de la inocencia que despierta la danza, representa la mala convivencia de las diferentes razas y creencias durante la época medieval. Pese a esta turbia convivencia, los bailadores acaban haciendo las paces y la danza finaliza con la deposición de las armas

Tras la elegancia sosegada de los turcos, llega el ritmo ágil de las panderetas que llenan de sonido y movimiento su paso por las calles del Centro Histórico. No es para menos, la danza supone una acción de gracias festiva en agradecimiento a la naturaleza por las cosechas y la llegada del buen tiempo. De ahí los continuos saltos, intercambios, golpes de instrumento y ritmo.

La dansa del bastons es, por su simbología, clasificada como una de las “danzas guerreras”. Durante su evolución podremos apreciar momentos de enfrentamiento y figuras de rendición al hacer las paces.

Tras los bailadores de bastons, llega, al trote, la dansa dels cavallets. Colores enfrentados, azul y dorado, como si de una justa de caballerías se tratara. Según apuntan estudios realizados sobre el Corpus de Valencia, esta danza se remontaría a principios del siglo XVII y se inspira en los propios torneos de caballeros celebrados durante la Edad Media.

La danza de la magrana es de aparente sencillez, pero de importante calado al ser una danza típica de los actos procesionales. Se trata de un baile de vetas que los bailadores van trenzando y destrenzando suspendidas de una gran vara corona por un adorno floral o granada de madera o cartón.

Y, por último, llena la calle el siempre enigmático ball de la Moma. Símbolo dela virtud y de la pureza, la Moma es una de las grandes protagonistas de la iconografía de las danzas populares. No deja indiferente a nadie despertando la curiosidad del público que se congrega a su paso. La Moma lucha contra los pecados capitales sujetando un abanico y un cetro que le otorgará el poder. Los momos, también cubiertos, intentan abatir y desconcertar a la Moma encerrándola en su mundo de maldad hasta que ésta, en un último ataque, vence sobre todos ellos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.