Los comerciantes denuncian que el pueblo se muere

Por: Guiomar

2
Tiempo de lectura: 3 minutos

El próximo jueves por la tarde, comerciantes y vecinos se movilizarán para exigir ante el pleno que se cumplan las peticiones básicas que llevan meses reivindicando.

El pueblo se muere, sentencian los representantes de las asociaciones de vecinos y de comerciantes del Centro Histórico, y en vez de ayudar, el gobierno local les ignora, a ellos y a sus peticiones. Desde que el pasado mes de agosto el pleno aprobara 8 de los 10 puntos presentados por estos colectivos por unanimidad -y dos, a saber, el empedrado de la iglesia y el derribo de la muralla, por mayoría absoluta-, recuerda Pere Sapena, representante de los vecinos, ni uno sólo se ha cumplido.

Y es más, no sólo no se han llevado a cabo estos puntos, sino que la situación va a peor, explica Sapena en referencia a las 200 plazas de aparcamiento que se quitarán con las obras del barrio de la Coma, o al adoquín que ya se está soltando. Además, el Parking del Clot sigue vacío, pero en vez de negociar un precio para vecinos y comerciantes, el Ayuntamiento se ha comprometido a asegurar a la empresa su ganancia. Y mientras, cada día cierran más comercios en el centro.

 

Comerciantes y vecinos no están de acuerdo con la peatonalización del Casco Antiguo, y argumentan que prohibir el paso de vehículos está muy bien en el caso de una ciudad con mucho movimiento, pero «nos encierran como si fuéramos una gran ciudad, cuando somos un pequeño pueblo», sentencia Juanlu Cardona, presidente de la asociación de comerciantes.

Y si no, basta con ver la Placeta del Convento como ejemplo del fracaso de la peatonalización en Xàbia. En vez de mejorar, han tenido que cerrar negocios, argumenta Cardona, quien propone que por lo menos, aunque se prohíba estacionar, que dejen circular los vehículos por la ronda Colón, y el fin de semana que cierren la calle al tráfico.

Otro punto clave para aparcar que solicitan los comerciantes es el entorno del Mercado de Abastos, donde aún permanecen unos palés llenos de adoquines que impiden el paso de cualquier vehículo. Ni siquiera pueden acceder los transportistas al entorno del Mercado, y la única opción para abastecer a los comercios es estacionando cerca de Correos, y cargar con el género unos doscientos metros.

 

Vecinos y comerciantes sólo piden que se les escuche y que se les tenga en cuenta a la hora de tomar las decisiones que les afectan. Pero no quieren que se les tome el pelo, y que se les invite a reuniones, para luego prescindir totalmente de su opinión, mientras que el alcalde declara ante la prensa que sí que está abierto a la participación ciudadana.

 

Escuchar, dialogar y llegar a un consenso con vecinos y comerciantes es imprescindible si no se quiere dejar morir al pueblo, y con él sus tradiciones, explica Cardona. Pero «parece que la comunicación sólo va en el sentido que ellos quieren», añade Santiago Thevenet, representante de los vecinos. «Y dónde está el PP, ahora que está en el gobierno», se pregunta Cardona, mientras que recuerda como antes los populares siempre expresaban su apoyo hacia estos colectivos cuando estaban en la oposición.

 

Por su parte, los comerciantes se han esforzado en sugerir y aportar ideas para mejorar el centro. Hasta «hemos aportado un plan comercial» para revitalizar el comercio, explica Cardona, quien se lamenta que «aún así no nos hacen caso». Algo incomprensible si se considera que «todos queremos lo mismo, que el pueblo esté bonito y que todos podamos trabajar», defiende Salva Torres, representante de los comerciantes del Mercado de Abastos.

 

Bartolomé Bas, presidente de los comerciantes del Arenal, también expresó su apoyo y añadió que el Arenal comparte el mismo malestar que el Centro Histórico, ya que desde hace 20 años no hay inversiones en el núcleo más turístico de Xàbia. Y para colmo, ahora que por fin se van a arreglar algunas cosas a través del Fondo Estatal de Inversión local, no se tienen en cuenta a los comerciantes. Y es que si las obras se llevan a cabo en plena temporada turística, posiblemente éstas terminen perjudicando más de lo que solucionan.

 

Pero como hasta ahora todos los esfuerzos han sido en vano, a vecinos y comerciantes no les queda más remedio que movilizarse, «ya que no nos hacen caso, y no tienen consideración por nosotros», replica Sapena, sólo queda manifestarse. Por eso convocan a todos los vecinos de Xàbia para que den su apoyo, el próximo jueves día 26 a las 19h, a una manifestación pacífica, que partirá desde la plaza de correos hasta llegar al Ayuntamiento, donde expresarán su malestar ante el pleno.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.