Archivo. Montaje de uno de los chiringuitos el pasado año.

Los concesionarios del plan de playas piden al Consistorio que renuncie a parte de su canon para poder abrir

14 mayo, 2020Por: Carlos López

3
Tiempo de lectura: 3 minutos

Primera toma de contacto entre los propietarios de los chiringuitos y el Ayuntamiento para ver que se hace


Estamos a mediados de mayo. En un año normal los chiringuitos ya estarían en fase de montaje, pero como este 2020 no es un año normal, debido a la situación de emergencia sanitaria a la que se enfrenta el mundo, todo ha quedado parado y es ahora cuando empieza arrancar.

Entre lo que empieza a arrancar es el conjunto de concesiones vinculadas a la temporada que pone en marcha el Ayuntamiento cada año en la línea del dominio público marítimo terrestre: chiringuitos, hamacas y sombrillas, las canoas de la Granadella, el Portitxol, los patinentes del Arenal o el windsurf del Primer Montañar.

En esta nueva normalidad, y aún en la Fase 1 de la desescalada del Plan Nacional de Transición, el equipo de gobierno y los concesionarios mantuvieron ayer un encuentro. Por el momento pocas cosas quedaron claras, ya que según ha podido conocer esta redacción todavía hay que confirmar con Costas si se podrá poner en marcha esas concesiones temporales. «Es una decisión que debe tomar el Gobierno central» para el conjunto del país explicaron las fuentes del equipo de gobierno consultadas.

Pero si una cosa preocupa a los empresarios son las condiciones en las que puedan abrir los negocios. Es evidente que la situación actual no es la misma que la del año pasado y por tanto apuestan por una flexibilización de las condiciones. Algunos de los empresarios pusieron sobre la mesa su intención de abrir sus negocios pero con una rebaja del canon, en caso de no ser así, están dispuestos a renunciar a la concesión.

Con unos ingresos por esos importes que rondan los 679.000 euros, el Ayuntamiento detrae de ese importe lo que debe abonar a Costas por la cesión del espacio. Una cantidad que según algunas fuentes podría rondar el 10% del total, con lo que el 90% restante se queda en la caja municipal.

(Este es el detalle de lo que ingresa el Ayuntamiento por el conjunto de los servicios de temporada)

Hamacas y sombrillas de la Grava: 12.500 euros
Hamacas y sombrillas Playa arenal: 240.812 euros
Hamacas y sombrillas Cala Portitxol: 10.300 euros
Hamacas y sombrillas Cala Granadella: 39.600 euros
Windsurf Montañar: 6.500 euros
Patinetes playa Arenal: 50.085 euros
Chiringuito 1 (junto a La Siesta): 70.000 euros
Chiringuito 2 (frente a Amarre Tapas): 46.200 euros
Chiringuito 3 (frente a calle Florencia): 52.150 euros
Chiringuito 4: (frente a tienda de flores): 47.250 euros
Chiringuito 5: (junto al Parador) : 85.119 euros.



¿Cómo implantar las medidas de distanciamiento social y la norma del 50% de las terrazas?



Otra cuestión que preocupa a los empresarios son las medidas de distanciamiento social que hay que aplicar para la protección de clientes y trabajadores. Unas medidas que dejarían una terraza de un chiringuito con cuatro mesas, “con eso no salen las cuentas y mejor cerrar”.

A falta de que Costas se pronuncie en el equipo de gobierno han deslizado la posibilidad que se prorrogara la concesión 1 año más y que este los servicios de temporada no abrieran, con lo que se plantearía el problema del quebranto económico a las arcas municipales, al perder esos miles de euros que aportan estos concesionarios.

Un problema también se plantea en el caso que se tomara alguna decisión respecto a bonificar el importe de esos cánones o rebajarlo para que solo abonen el canon que corresponde a Costas.

A preguntas de XAD hace unos días y antes que se produjera esta reunión, el alcalde, José Chulvi, manifestó que pretendían ver “como se puede ayudar” y remarcó que desde “la parte política” tienen voluntad de “sacar adelante las cosas”. Asimismo añadió que están buscando “fórmulas legales para proteger a los empresarios” y subrayó “la decisión que tomemos será en global con todos ellos”.

 

3 comentarios en “Los concesionarios del plan de playas piden al Consistorio que renuncie a parte de su canon para poder abrir

  1. Ya está bien de concesiones a los chiringuitos sin ningún control por parte de costas y de la policía local, hacen lo que les da la gana y a partir de mediodía, que saben que no va a pasar nadie de la inspección de costas ni del Ayuntamiento, sacan las mesas que quieren fuera del área que tienen concedida y las molestias a los vecinos son continuas con la música y ruidos excesivos y ahora encima no quieren pagar.

  2. Pense q el alcalde deurà protegir
    no unicament als empreseris , també deurà protegir als q no som empreseris I paguem els nostres impostos I taxes , no?
    Si ells no paguen, el ajuntament no recauda, i, clar, serveis es reduixen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.