Los hoteles de Xàbia afrontan con incertidumbre la baja afluencia de visitantes y temen el cierre forzoso

16 octubre, 2020Por: Alvaro Monfort

1
Tiempo de lectura: 3 minutos

La economía de Xàbia, estrechamente ligada al turismo, se adentra en su tradicional temporada media de ocupación y afluencia. Una época que, este año se está tornando en una repentina temporada baja más propia de los meses de invierno a causa de la preocupación e incertidumbre que genera la actual pandemia y, también, al sentido de responsabilidad de muchos visitantes que optan por evitar los desplazamientos entre comunidades y países con el fin de evitar una propagación del virus.

Si a mediados de septiembre, este medio de comunicación daba a conocer la opinión de los comerciantes locales después del intenso verano que ha vivido el municipio y su previsión de cara a los próximos meses, en esta ocasión XAD se acerca a otro sector, también, muy afectado: el hotelero. Tras el confinamiento que paralizó prácticamente toda la actividad económica del país y unos meses de julio, agosto y septiembre repletos de altibajos, los hoteles de Xàbia afrontan este nuevo periodo con “temor, incertidumbre y adaptándonos a las circunstancias conforme vayan viniendo”. Esta redacción ha querido contactar con la mayoría de ellos para conocer su opinión y cómo afrontan esta difícil situación.

Algunos han echado el cierre en un intento de evitar al máximo las posibles pérdidas y dar esquinazo a los gastos que conlleva permanecer abiertos sin ingresar un beneficio acorde a estos. Los hay con más suerte que continúan con sus puertas abiertas porque aún tienen habitaciones ocupadas y reservas programadas y otros, más optimistas, que levantan sus persianas cada día esperando que el teléfono suene, navegar de la mejor forma posible mientras dure el temporal y aguantar.

La sensación generalizada es de inquietud y son conscientes del constante ejercicio de adaptación que deben hacer conforme evolucione la situación sanitaria y las aguas recuperen, poco a poco, su cauce habitual. No se atreven a hacer previsiones a largo plazo, sólo ir día a día y esperar no tener que tomar medidas drásticas. Eso sí, muchos se muestran críticos con las ayudas recibidas que consideran “insuficientes”. Sin embargo, muchos matizan que “es mejor eso que nada”.

El Parador de Jávea continúa abierto con normalidad y no prevé cerrar. Han pospuesto una reforma que tenían planteada y se consideran unos afortunados porque no han visto muy afectada su ocupación durante estos meses. Sin embargo, cerca de él, en el pleno Montañar; el Hotel Sol de Jávea sólo abrirá los viernes, sábados y domingos de octubre y noviembre. Y a partir de ese momento “ya veremos qué hacemos”. Estos últimos han concretado que las reservas se están produciendo casi a última hora y eso dificulta el poder hacer una previsión a largo plazo.

El Nomad, ubicado en el Paseo Marítimo de Aduanas del Mar, es el último recién llegado a la familia hotelera de Xàbia y prevén continuar abiertos. Sin embargo, El Rodat Village-Spa ha decidido cerrar su servicio de alojamiento hasta el 16 de febrero. El Aparthotel Pinosol, permanece cerrado en estos momentos.

El Villanaranjos anunció hace unos días, a través de sus redes sociales, que cerraría hasta finales de marzo de 2021. Se trata de uno de los complejos con mayor afluencia de personas afiliadas al Imserso, un colectivo que, por cuestiones obvias, no está priorizando los viajes ni las salidas. El Hotel Costamar ha decidido cerrar por el momento y cerca de él, en el Hotel Miramar, quieren permanecer abiertos mientras tengan clientes e ingresos suficientes para hacer frente a los gastos: “De momento en octubre si, en noviembre… ja vorem”. En este sentido también se han manifestado desde el Hotel Triskel ubicado en el corazón del Centro Histórico. Son de la opinión que no pueden cerrar porque poseen un desembolso fijo que han de sufragar de alguna manera. Señalan que la situación es muy complicada, especialmente después de tantos meses cerrados.

La pensión La Favorita continúa abierta y anima a los seguidores de sus redes sociales con los rincones y detalles que elabora en sus habitaciones y zonas comunes. Los hostales y pequeños alojamientos permanecen con sus puertas abiertas. Muchos están regentados por familias del municipio, son el motor económico de los suyos y su tipo de estancia y precios facilitan el cobijo a trabajadores temporales.

Desde el Hostal Balcón al Mar (que durante el estado de alarma se utilizó como albergue de emergencia para personas con necesidades) se muestran claros: “Si entra algo, mejor”. Precisamente antes del confinamiento realizaron una importante remodelación “que, de haberlo sabido, no la hubiéramos hecho” y deben amortizar la inversión realizada. Además, han echado en falta a muchos visitantes estivales que acuden a su hostal todos los veranos que han generado que su ocupación haya rondado al 60%.

Desde XAD queremos agradecer a todos los empresarios hoteleros que nos han concedido unos minutos a lo largo de todos los días y su predisposición a visibilizar la situación que están viviendo en estos delicados momentos. Desde esta redacción queremos transmitirles nuestro apoyo y solidaridad y a todos los empresarios locales. ¡ÁNIMO!

Un comentario en “Los hoteles de Xàbia afrontan con incertidumbre la baja afluencia de visitantes y temen el cierre forzoso

  1. Si fueran «Las Hotelas» tendrían rápidamente una ayuda del Ayuntamiento, o de Creama o de lo que se hayan inventado.

    Hartíta me tienen las concejalas «guay de la muerte», en Educación y demás… con sus monsergas de Género, hartita!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.