Los Juniors de Aduanas del Mar despiden el curso con una gran jornada de celebración

4 junio, 2019Por: Alvaro Monfort

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El pasado fin de semana, los Juniors de Nuestra Señora de Loreto pusieron fin a ocho meses de actividades y experiencias en su tradicional Clausura del Curso. Una jornada muy especial y de hermandad junto a las familias de todos aquellos que componen este grupo parroquial de Aduanas del Mar con treinta y seis años a sus espaldas.

La celebración comenzó por la tarde con una gran actividad por la zona de la iglesia, calle Caleta y Grupo Bartolomé Ros. Los monitores y educadores del grupo presentaron un nuevo circo, el Circo Loretiano, que había llegado al municipio para realizar una única función la tarde del sábado. Sin embargo, sus artistas, las trapecistas tailandesas, la bailarina Colombina, el mago Houdinni, la mima Theodora y la mujer barbuda; no estaban atravesando un buen momento y su espectáculo no resultó ser de la calidad esperada. El director del circo, Phineas Barnum, pidió ayuda a los más pequeños para conocer, de primera mano, qué les sucedía a sus compañeros y así lograr que volviesen a brillar en la pista. Una premisa cuidadosamente ambientada en la película El Gran Showman.

A través de una gymkana, los niños y niñas pudieron conocer la historia personal de superación de cada uno de estos personajes que, en mitad, de su fortaleza actual; habían caído en la tristeza y la debilidad al descuidar su espiritualidad y buscar la solución a su falta de alegría en costosos remedios milagrosos de escaso resultado. Tras escucharles, mostrarles su afecto y comprensión y realizar las actividades propuestas por cada uno; los artistas lograron comprender la necesidad de reconducir sus vidas y retomar el camino de fe íntegro que habían perdido.

Más tarde, Juniors, familiares y parroquia se dieron cita en la iglesia para celebrar una eucaristía de acción de gracias en la que, además, se realizó el rito de imposición de símbolos que caracteriza a Juniors Moviment Diocesà y supone una expresión del compromiso que sus miembros han demostrado a lo largo de todo el curso. A través del rito, niños, niñas y jóvenes; reciben las cruces, pañoletas y crismones que representan al Centro de Xàbia y al colectivo diocesano. La eucaristía contó además con numerosos cantos y la participación de la comunidad parroquial de Aduanas.

El colofón de esta jornada se realizó al aire libre con una cena de hermandad en calle Pío X engalanada para la ocasión. Muchos niños y niñas se disfrazaron de los personajes más conocidos del mundo circo para ir acordes a la temática. También se realizó una pequeña fiesta con música, bailes y maquillajes de color neón. En una gran pantalla iban pasando fotografías e imágenes que mostraban la cantidad de actividades realizadas a lo largo de todo el curso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.