Los vecinos de Xàbia vuelven a demostrar su tesón y creatividad engalanando sus calles

21 junio, 2017Por: Redacción

0

Respectem i Compartim els Engalanats! La consigna es clara, fácil de pronunciar e, incluso, de argumentar. Xàbia se encuentra inmersa dentro de esa burbuja de frenética excitación que es siempre cualquier fiesta local de cierta repercusión. Dentro del imaginario e idiosincrasia de les Fogueres de Sant Joan, las calles engalanadas reivindican, un año más, el protagonismo que realmente merecen y, sobre todo, su salvaguarda y protección.

Después de tres años visibilizando la reiterada reclamación de los vecinos, sus autores, los padres y madres de esta fábrica de sueños de papel y cartón; nos cuentan atareados sus inquietudes alrededor de esta tradición que, si bien suma adeptos este año en la cita santjoanera, perdurará, dada la situación actual, gracias a la cabezonería de sus vecinos.

Tossal de Baix, Sant Pere Màrtir, Sant Josep, En Forn y Jesús Nazareno; son las cinco valientes calles que se han atrevido a confeccionar adornos de manufactura artesanal para engalanar sus demarcaciones. No lo hacen de cara a una comisión y un premio que no lograr sufragar la inversión que realizan y requieren. Tampoco lo hacen, única y exclusivamente, para deleite suyo. La aventura anual supone poner en práctica sus inquietudes creativas demostrando de lo que son capaces con tesón, esfuerzo y dedicación; pero, sobre todo, con el objetivo de engrandecer la fiesta y compartir su ilusión con vecinos y visitantes.

De ahí que una de las grandes reivindicaciones sea el respeto. Un ejercicio tan básico y primordial de la sociedad es la gran reclamación de estos creadores. Y siendo un valor tan imprescindible y, nuevamente, fácil de pronunciar; es tremendamente complicado de llevar a la práctica.

“No montemos hasta unas horas antes del pasacalle que visita las calles engalanadas porque no durará ni un día”, “¿Cuántos adornos creéis que nos quitarán o destrozarán durante la noche?, “¡Menos mal que hemos hecho de repuesto por si acaso!”, “El premio es lo de menos, que llegue al día 24 tal y como lo hemos creado”; son algunos de los comentarios escuchados entre los vecinos mientras tiran de cuerdas, grapan adornos y se abrazan a escaleras. Comentarios que denotan preocupación, pesadumbre y resignación. “El único riesgo de exponer en el espacio público debería ser el tiempo, no las personas”, cuenta una de las vecinas.

En el Tossal de Baix, la calle más madrugadora a la hora de engalanar cada año, su mayor preocupación es que no ha quedado exactamente como ellos querían. Los ganadores de la edición de 2016 han creado un mar de trabajadas formas geométricas a base de fleje. El fleje es un material de plástico que se utiliza para fortalecer embalajes. Con él, han creado distintas piezas (en total 400) que han ido grapando hasta darles formas y, para dotarlas de color, han pintado a mano, por delante y por detrás; las partes que pueden vislumbrarse de color a pie de calle.

Parece sencillo, pero, hasta dar con el engalanado de esta edición; han necesitado 4 meses y 5 días a la semana un grupo de 6 personas de media. El escueto premio que lograron en las fiestas del año pasado lo han invertido en mejorar sus herramientas, en concreto, adquirir una grapadora profesional.

Muy cerca, casi en la esquina, la calle Sant Pere Màrtir ha sorprendido a todos engalanando por primera vez en décadas. Su adorno responde a ese sentimiento que comparten todos los vecinos que realizan esta labor: crear barrio, estrechar lazos y construir Xàbia. Y es que, para su confección, se han juntado vecinas de cuatro nacionalidades distintas que residen en la calle.

España, Ecuador, Colombia y Venezuela se han unido para para realizar el engalanado más típico y costumbrista. Una alegoría a la fiesta de Fogueres representada por la pólvora, els bous al carrer, la cremà dels Focs de Sant Joan y los quintos ataviados con la indumentaria tradicional. El año pasado colocaron guirnaldas en un tramo de la calle con la idea de engalanar, al completo, con un tema concreto.

Reconocen que han descubierto las bondades de esta tradición y ya tienen pensada la idea del próximo año y una mejor forma de organizarse. La excusa del engalanado, cuya protección les está obligando a vigilarlo durante las horas de sol y guardarlo por la noche, ha motivado la fiesta en la calle con la elaboración -incluso- de paellas para todas las vecinas.

La siguiente parada del recorrido es la calle Sant Josep. El engalanado “Pinterest” aglutina muchos de los elementos decorativos de tendencia a día de hoy: cajas de fruta de madera, lavanda, pequeñas macetas de flores y guirnaldas de luces que aportan otro ambiente distinto a partir del atardecer. La nota costumbrista la aportan las coronas de vidriella que cuelgan de los balcones.

La pretensión de su creadora es mantenerlo más allá de las fiestas a pesar de que cada noche guardan las cajas de madera y las pequeñas macetas para evitar su hurto.

Prácticamente cuatro de las cinco calles de nuestro trayecto son colindantes. Cerca de Sant Josep se encuentra, la calle En Forn que, tras dos meses de trabajo y un fuerte sprint final, ha conseguido recrear su particular selva que aporta mucho, dada la sensación que transmite, al conjunto de calles adornadas de este año.

El engalanado llama la atención. Una marabunta de lianas verdes hechas con hojas de tela-papel recorren todo el techo de la calle dando la sensación de espesor y frescura. La variedad cromática de verdes aporta la sensación de humedad que se da en el trópico y, por tanto, en las profundas selvas. De cada liana cuelgan simpáticos monos realizados en goma-eva.

Los vecinos de la calle En Forn esperan algún destrozo como si fuera un hecho que tuviera que repetirse por norma. Les gustaría hacer engalanados más espectaculares, pero, la falta de tiempo, espacio y saber que se encuentran a merced de la genialidad etílica y vandálica, les frena pese a que a no les hace perder la ilusión.

Aunque en muchas calles, los vecinos y Peñas han colocado guirnaldas de banderas o flecos, la última parada de este recorrido artesanal es la calle Jesús Nazareno. La primera impresión del visitante es que ha recibido un nuevo mensaje de whatsapp o le lleva instintivamente a agarrar su teléfono móvil del bolsillo.

El divertido engalanado de este año combina modernidad con tradición. Por un lado, el techo y los bajos están repletos de emojis del conocido servicio de mensajería que recrear un mar interminable de expresivos caretos amarillos. En los laterales de las calles, los vecinos han colgado fotografías a modo de cuadros de los engalanados de los últimos años y de los de antaño en recuerdo de las vecinas de la calle que han fallecido, mantenían la ilusión por el engalanado y han sabido suceder el testigo a los actuales creadores.

Jesús Nazareno siempre va a por todas. Aunque cada año sufren destrozos, esto no merma sus ganas y dedican tiempo a su confección. En concreto, esta edición, han invertido un total de cinco meses y el material predominante es el cartón y, nuevamente, la tela papel.

#JoengalaneXàbia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.