Malestar entre los vecinos de Costa Nova por el trasiego de coche durante el verano

7 septiembre, 2017Por: Redacción

0

Los vecinos de Costa Nova han entregado al alcalde, José Chulvi, 652 firmas para mostrar su oposición al aparcamiento y parada del autobús habilitados junto a sus viviendas este verano con motivo del cierre del aparcamiento del barranco de la Granadella. Los residentes denuncian la falta de seguridad contra incendios, de tráfico y saneamiento, además de que se está “destruyendo una zona verde pública”.

El pasado lunes se reunieron por segunda vez los vecinos de Costa Nova con el alcalde José Chulvi y la concejala de Servicios, Kika Mata. A la reunión también acudió Steve Cooper , encargado de Euratex, la empresa que ha realizado la evaluación de seguridad contra incendios encargada por los residentes de la urbanización.

El encuentro sirvió para mostrar el malestar de los vecinos “por la falta de consulta” a la hora de realizar este aparcamiento, a lo que, según los vecinos, Chulvi respondió que “no creía que fuera necesario consultar a los residentes con respecto al aparcamiento” y añadió que “la ley permite utilizar el 40% de cualquier zona verde para aparcamiento”. No obstante, desde el ayuntamiento les confirmaron que “a partir de ahora consultarán con los residentes y les invitarán a reuniones”.

Los vecinos se quejaron de que no se hubiesen buscado “soluciones alternativas al cierre de acceso en coche a la cala Granadella”. A lo que, según el comunicado de los vecinos, el ayuntamiento reveló que sí se habían barajado dos opciones, en Costa Nova y en el Parque de la Guardia, pero que “Costa Nova era la opción más barata y que afectaba a menos residentes”. Además, señalaron que había control policial cada 20 minutos en la zona, pero los vecinos negaron tal hecho.

Los vecinos denuncian la falta de seguridad contra incendios

Los residentes de Costa Nova encargaron una Evaluación de Riesgo de Incendios que determinó que en caso de producirse un incendio, “se propagaría con rapidez debido a la naturaleza combustible del suelo, la presencia de numerosas colillas y la basura del lugar”. Todo ello, unido a la ubicación a 45 minutos del Parque de Bomberos de Dénia y «la falta de personal capacitado para gestionar el tráfico y apagar cualquier pequeño incendio», explicó Cooper conllevaría “problemas de salida y desalojo”.

Durante la reunión, quedó patente el enfado y preocupación de los residentes que “no sentían que sus respuestas hubieran sido contestadas satisfactoriamente”.  De hecho, la sensación de los residentes de Costa Nova es que “las preocupaciones de los vecinos no son de alta prioridad en la agenda del ayuntamiento”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.