María José Gisbert: «El maquillaje es esencial para que la puesta en escena de la Filà sea impactante»

27 julio, 2017Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Cada mes de julio las comparsas moras y cristianas se preparan para lucir sus mejores galas en los desfiles. Bandas de música, una potente indumentaria y la pasión de las filàs llenan de colorido y magia las calles del puerto de Xàbia.

Pero detrás de esa puesta en escena hay un arduo trabajo artístico. XAD ha podido hablar con María José Gisbert, gerente del Centro de Belleza Conchi Mulas que desde hace 5 años se encarga de maquillar a los 14 moros de la Fila Almoriscos. “El maquillaje es esencial para potenciar el vestuario de la comparsa y que la puesta en escena sea realmente impactante”, comenta María José.

Es un proceso de varios días hasta lograr el éxito

Su trabajo empieza semanas antes. Gisbert y su equipo diseñan el maquillaje en función de la indumentaria escogida por la comparsa. Este año la Filà Almoriscos lució un maquillaje ambientado en las tribus africanas con predominio de formas geométricas.

“Para que el maquillaje sea exitoso, hay una preparación previa con boceto y diferentes materiales, además de la prueba a los chicos de la Filà”. En CM confeccionan dos maquillajes, uno para cada  desfile y de ahí la importancia de tenerlo todo bien preparado “para evitar sorpresas no deseadas”. Los días del desfile tardan unas 4 horas en tener a toda la comparsa de hombres preparada.

La Filà Almoriscos ha ido modificando el tipo de traje con los años. Al principio optaban por la indumentaria Tuareg, de colores oscuros y que cubrían más la cabeza, pero ahora prefieren el estilo Negro Africano, mucho más exagerado y con colores vistosos. “Todo un reto para mí pero que al mismo tiempo me da la oportunidad de lucirme más con el maquillaje”, comenta la Gerente de Conchi Mulas.

Aerógrafo, la clave de éxito

Calor y maquillaje no son buenos compañeros. Por ello, en CM utilizan la técnica del aerógrafo, un maquillaje de alta definición, que consiste en pulverizar el rostro usando el aire como vehículo. Esta técnica es perfecta para maquillar en las fiestas de Moros y Cristianos puesto que es resistente al sudor, más duradera y “crea efectos que con pincel o esponja no se consiguen”. Además, se trabaja mucho más rápido que con otras técnicas como el Aquacolor.

Tras dos días de trabajo, Gisbert y su equipo se quedan con la satisfacción de haber cumplido un año más con las expectativas de la Filà Almoriscos. Y nos recuerda que un buen maquillaje es clave para que las comparsas luzcan en los días grandes de las fiestas de Moros y Cristianos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.