Opinión: ¿De qué va la guerra en Ucrania?

19 marzo, 2022Por: Redacción

1
Tiempo de lectura: 3 minutos

por Julio M. Ramón

 

Estamos todos que no entendemos nada. Jamás pensamos que a esta altura de la “civilización” íbamos a tener guerra en Europa. Ni en ningún sitio. No toca. Ya no estamos para esas cosas.

Como es increíble, he buscado en la historia, con afán de comprender. Veo que a finales de 1989 cae el Muro, y ante la debilidad económica del bloque soviético, Gorbachov pacta no intervenir en Alemania, aceptar su reunificación, no ocupando “su” parte oriental, si recibía garantías de que les dejaban tranquilos y la OTAN no se extendía hacia el Este.

Rápidamente G. H. W. Bush dice el mismo 1989, en la Conf. de Malta, que “no aprovecharemos las revueltas en el Este para dañar los intereses de seguridad soviéticos”. El secretario de Estado Baker asegura al propio Gorbachov, sobre la ampliación, que “la OTAN no irá ni una pulgada hacia el Este”. Alemania, a través de Gensher, en 1990 en Tutzing, afirma que “la unificación alemana no perjudicará a Rusia, y jamás pondremos bases en nuestra parte oriental”.

Apenas días después, el director de la CIA, Robert Gates aconsejó “no pensar, siquiera, con seguir la expansión de la OTAN hacia el Este”. Y el propio canciller H. Kohl, en esos días, asegura personalmente a Gorbachov que “la Alianza no deberá expandirse hacia la esfera de vuestra actividad”.

Incluso parece apostarse, ante la actitud pacifista de los nuevos dirigentes rusos, por el desmantelamiento de los bloques militares. Ese mismo año 1990 Mitterrand afirma que “hay que desmantelar progresivamente los bloques”, y la Sra. Thatcher, dice en la visita de Gorbachov a Londres que “ya he comentado con USA que la OTAN tenga, en el futuro, un carácter político y no militar”. A lo que el propio dirigente Bush, después de reunirse con Kohl anuncia que” apoyará los acuerdos de desarrollo de la CSCE Conferencia de Seguridad y Cooperación Europea, para tender a instituciones políticas en las que Rusia pueda participar”. Como no podía ser de otra forma, los ministros de Exteriores del 2+4 (USA-URSS más Alemania, Francia, Reino Unido y Canadá) acuerdan “reforzar la CSCE, para que no haya ni vencedores ni vencidos, y Europa desarrollará instituciones inclusivas y no exclusivas”.

Gorbachov cumple su parte y el 1 de julio de 1991 disuelve el Pacto de Varsovia (creado como contrapartida a la OTAN en 1955). Pero occidente, todos nosotros, no hacemos lo que decimos y la OTAN lanza sus ofertas a todos en el Este. Ya lo advierte la propia prensa liberal como The Guardian que en 1994 afirma que no estamos correspondiendo y que “la expansión de la OTAN al este será considerada como un ataque por Rusia, antes o después”. Así ha sido.

La OTAN, ese mismo año, incorpora a Polonia, Hungría y R. Checa. Rusia pidió explicaciones, pero Clinton salió por la tangente invitando a otro vodka a Yeltsin. Y la OTAN siguió: en 2004 incorporó a Bulgaria, Rumania, Eslovenia, Eslovaquia y lo más doloroso para Rusia, a Lituania, Estonia y Letonia. En 2017 a Albania, Croacia y Montenegro. En 2020 a Macedonia.

En la Conferencia Europea de Seguridad de 2007 en Múnich, Putin dijo “nosotros desmantelamos, pero vosotros, después de haber dado todo tipo de garantías, habéis puesto bases de la OTAN en nuestras mismas fronteras. No sois gente de fiar”. Él tampoco, claro. Pero occidente, en vez de haber desarrollado una desmilitarización centro europea, se ha dedicado a poner misiles en Bulgaria, por ejemplo. Todo un fiasco. Incluso los ministros de exteriores americanos lo han reconocido. El ya citado Robert Gates fue secretario de Defensa con Bush y luego con Obama y dijo “meter bases en Bulgaria es una provocación auténtica, pero meter la OTAN en Georgia o Ucrania, es una extralimitación que pagaremos todos”. Amén. 

Hay mucho más, pero sería prolijo extenderse. ¿Justifica la guerra lo que decimos? En absoluto. Acaso la explica. Mientras tanto, NO A LA GUERRA. PUTIN NUNCA GANARÁS MATANDO A INOCENTES. Rusia se va a desangrar también, y va a quedar como mero peón de brega de los intereses chinos en el mundo.

 

Foto: Un avión español A400M del operativo movilizado por la Alianza Atlántica (OTAN) para evacuar enfermos de cáncer menores de edad de Ucrania. 

 

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Un comentario en “Opinión: ¿De qué va la guerra en Ucrania?

  1. Muchas gracias por aclarar los antecedentes y enumerar la constante provocación por parte de la OTAN que no cuentan la mayoría de los medios. No justifica una guerra, pero muestra claramente quien la ha provocado.

    Y si se observan los datos económicos de EEUU, el enorme déficit que tiene, que en realidad está en quiebra, no es de extrañar que tenga muchos intereses en un conflicto armado para poder vender las armas que produce su industria. Prueba de ello son las ingentes cantidades de dinero que ahora se van a invertir en armamento por parte de los países de la OTAN. Con todas esas armas, la cuestión después de este triste conflicto en Ucrania, es a quien invadirá la OTAN próximamente para poder saquear las materias primas? Argelia? Irán?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.