Opinión: Desnudos frente al fuego

11 septiembre, 2016Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Traducción al castellano del artículo de opinión del Institut de Recerca Oceanogràfica de Xàbia tras el incendio de la Granadella. (ver original)

Desgraciadamente hoy tenemos una nueva prueba de como el fuego puede destruir impunemente una de las mejores riquezas naturales que tenemos. Las llamas han destruido uno de los mejores habitats naturales que nuestros municipios y la comarca da la Marina tiene como un tesoro insustituible.

Desgraciadamente volvemos a tener la misma sensación que hace un año cuando el fuego destruía otro fabuloso espacio natural de la comarca, y volvemos a tener la misma sensación de impotencia y estamos como espectadores ante el desastre.

Obviamente por muchos esfuerzos que realicemos nunca podremos evitar situaciones inevitables, pero por lo menos sabremos que hemos hecho todo lo posible de nuestra parte.

La comarca de la Marina Alta no solo tiene uno de los mejores espacios litorales y marítimos del Mediterráneo Occidental, también cuenta con una masa forestal digna de ser cuidada parar ser disfrutada por nuestros ciudadanos. Pero tener esa riqueza, implica necesariamente ciudarla si se quiere conservar. Ser rico tiene un coste que hay que pagar, si se continuar siendolo.

Frente al abandono que la comarca y en general el Pais Valencià sufre por parte del Estado, que nos hace tener esta sensación de impotencia frente a las catástrofes medioambientales que padecemos, si actuamos en esta, como en tantas otras cuestiones, a nivel comarcal, podríamos tener alguna posibilidad de éxito, comenzando por la creación de un Consorci Mediomabiental Comarcal, que al mismo tiempo que forma unas brigadas forestales comarcales, se encargara de la vigilancia de nuestros bosques. La silvicultura debe ser una actividad necesaria en una comarca con la superficie forestal que tiene la Marina, practicada por estas brigadas, que podrían tener además, una parte profesional y una parte voluntaria de todos aquellos que quieren contribuir al mantenimiento de nuestra riqueza, gente que podrían estar preparados no solo para la vigilancia de los bosques sino también para formar parte de las tareas de extinción, si se produjera un fuego, sin convertirse en una molestia cuando queremos ayudar a apagarlo.

Para ser eficientes deberíamos tener tres cuerpos: silvicultura, vigilancia y extinción y otro para la persución de delitos medioambientales, este último formado por miembros de las Policías Locales comarcales. Al mismo tiempo, el Consorcio debería promovoer en Les Corts la modificación de las leyes que impidan que todo aquel terreno particular que forme parte de la superficie forestal pueda ser limpiado, y su coste sea a cargo del titular del terrenos.

La concienciación y la participación de los habitantes de la Marina en las tareas de vigilancia de nuestros bosques, y la extinción y reparación cuando ocurra una situación como la actual es fundamental para preservar esta riqueza tan bonita y cuyo disfrute tanta felicidad nos da.

No podemos estar más tiempo en actitud pasiva frente a los desastres naturales o provocados que padecemos ciclicamente, debemos reacción para seguir disfrutando de la comarcal forestal y marítima de la Marina, uno los puntos más bonitos de todo el mar Mediterráneo.

Traducción: Carlos López

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.