Opinión: Marosa Montañés: 50 años después el mensaje de la iglesia de la Mare de Déu de Loreto

13 agosto, 2017Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

La periodista y feligresa de la parroquia del Mar de Xàbia, Marosa Montañés, publicó hace unos días en el periódico Levante este artículo de opinión sobre el templo, que por su interés reproducimos en su totalidad.

Una Iglesia poco conocida que merece la pena descubrir: Jávea, 50 años después

Fernando M. García Ordoñez, el arquitecto y su estudio, GOBD, proyectaron algo singular y les salió bien : su génesis comenzó cuando eran estudiantes, y diseñaron un espacio para el encuentro con Dios “ sin esquinas, suave, casi sin materia, lo más parecido a la interioridad del hombre donde sin duda se le encuentra más facilmente”. Y ¿ cómo lo lograron?. Con una combinación de luz natural centralizada en el Sagrario, con un Crucifijo en suspensión y sujeto desde el techo y un solo foco de luz que proyecta desde lejos dos sombras a derecha e izquierda : junto a Cristo, las de los dos ladrones. El proyecto no les resultó fácil, pero siguieron adelante.

Su novedad, mejor, su innovación en el estilo arquitectónico, es equiparable a la Catedral metropolitana de Liverpool y a la Catedral de Brasilia. Forma parte de una trilogía religiosa contemporánea en su versión española: en el puerto de Jávea, un pueblo de pescadores de la provincia de Alicante, – en la comunidad valenciana-, la quilla o la panza de una barca, la Barca de Pedro, es el techo; está sostenida por 12 columnas, – los 12 Apostóles-, y por 12 Ángels, como les llaman allí; “constituyen el soporte del muro de cierre inclinado y el soporte de la estructura metálica del techo.” En 1969 recibió el Premio Nacional de Arquitectura y fue reconocida por la Real Academia de Bellas Artes San Carlos de Valencia.

Tuve la suerte de conocer a Fernando M.García Ordoñez, y a Juan María Dexeus, ( dos de los 4 arquitectos), quienes pasaron algunas temporadas con mi familia, en Jávea. Conocí también a D.Juan Celda, un sacerdote con gran conocimiento del arte, especialmente de la pintura. Todo lo que viví con ellos, ha quedado reflejado en la Iglesia : durante el verano o durante el invierno, cuando hace calor o frío, cuando llueve o cuando sale el sol, por la mañana o por la tarde, esta Iglesia, es centro de atención y de interés para todo el que visita Jávea. Es un reclamo turístico.

Pero para que mejorar su visibilidad, precisa : un centro de interpretación, formar parte de las guías turísticas, una dotación económica que lo haga posible y una serie de mejoras en reparaciones porque el paso del tiempo ha dejado alguna huella, o daño colateral. Una Fundación con proyección de futuro, lo hará posible, pero para que sea una realidad pronto, todos debemos arrimar el hombro. Este verano, en el que se cumplen sus primeros 50 años, es un buen momento.

Marosa Montañés Duato. Periodista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.