mde

Pinares quemados y casas salvadas de las llamas, el resultado del incendio de Xàbia

6 septiembre, 2016Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 5 minutos

Esta mañana hemos dado una vuelta por la zona afectada por el incendio. Pinosol, Adsubia, Cansalades, Granadella…. Gran cantidad de pinos, setos, arbustos calcinados, pero la gran mayoría de hogares han sido salvados por la increíble, encomiable y entregada labor de los 370 profesionales y voluntarios expertos que lo dieron todo, enfocados en dos prioridades: la primera, salvar a las personas, la segunda, salvar las casas.

El cruce de Travesía Cansalades con Camí Vell de la Granadella
El cruce de Travesía Cansalades con Camí Vell de la Granadella

Los pelos de punta y la emoción en la garganta me venía cada vez que veía una parcela con pinos totalmente arrasada por el fuego, y al lado, lindando, por decir, pegado, una casa, blanca, con las colchonetas de la piscina como si no hubiese sucedido nada, con las sombrillas intactas, porches de madera como si no hubiese pasado nada, y las frágiles hojas de la buganvilla solo levemente tostadas por el calor, pero no quemada.

Se ve claramente donde empezó a coger fuerza el fuego, en la pinada en umbría, que linda con el monte público de la Granadella y los cientos de chalets que jalonan la ladera y bordean el Camí Cansalades. En la parte central, entre Benitatxell y el Camí Vell de la Granadella, la parte más afectada: Sólo quedan palitos en medio de roca negra desolada. A izquierda y derecha, metros y metros de pino quemado.

Luego se ve cómo el fuerte viento y las altas temperaturas de ese día convirtieron la zona en un pandemonium que hacía, si cabe, aún más complicada las labores de extinción:  trozos de pinocha y piñas salían volando, y caían sobre setos, jardines, parcelas, pinadas, prendiendo nuevos focos.

Bomberos, Protección Civil, Policía, voluntarios... todos ayudando a controlar el fuego
Bomberos, Protección Civil, Policía, voluntarios… todos ayudando a controlar el fuego

Me imagino a los bomberos, de esta y otras comarcas, a Protección Civil, Policía, Cruz Roja, Guardia Civil, y no sé qué cantidad de personas entregadas por completo a salvar vidas y propiedades (en cuanto tengamos el listado oficial, os informamos de quiénes fueron todos los héroes), corriendo de aquí para allá, primero evacuando y luego haciendo lo posible por salvar las propiedades.

Una vuelta por la zona de Pinosol, y sirva el parque municipal como ejemplo, asombra al ver pino quemado y al lado, pegadito, zona salvada. En el popular merendero se ha salvado casi todo. ¡No me lo podía creer! Con tanto pino, tanta madera. Hasta el chiringuito, que es de madera, está intacto. El hotel colindante, y los restaurantes de la zona tampoco sufrieron.

Algunas casas, y hay muchas en la zona, vieron sus jardines quemados, pero no por completo. Me encontré con una pareja de ingleses. Tenían amigos alquilados que fueron evacuados y se refugiaron en Denia. El bosque alrededor de su casa, calcinado, la sombrilla de la piscina con agujeros, un banco y una tumbona corrieron la misma surte, pero al lado, varias colchonetas desinfladas por el calor, pero intactas, el porche de la casa, como si no hubiese pasado nada. Sillas de plástico y aluminio, limpias, perfectas, otras sombrilla, ni siquiera parecía sucia, la barandilla blanca, y pegada a ella, la palmera con el tronco quemado.

Setos, bosque, plantas quemadas, mientras tumbonas, sillas y propiedad salvada
Setos, bosque, plantas quemadas, mientras tumbonas, sillas y propiedad salvada

Otro grupo de jóvenes alemanes que pasaban sus vacaciones en un chalet alquilado, cuentan que al ser evacuados, se fueron a un hotel en Calpe. Habían vuelto para recoger sus cosas, pero el susto que tenían en el cuerpo les hizo despedirse de Xàbia.

Vecinos aturdidos, que entraban en sus casas después de casi dos días, y se encontraban que todo estaba bien, alguna cosa quemada, cenizas, mucha suciedad, pero todo bien, mientras que la propiedad de al lado había sido más afectada. Un chaletito añejo, el jardín de árboles totalmente calcinados, pero las macetas lucían con sus plantitas verdes, como si nada hubiese pasado. O una casa con piscina en la que se veía cómo el seto de brezo había sido totalmente destruido, pero la pérgola de madera estaba intacta, y otra en la que se aprecia el avance de las llamas por el césped, pero antes de llegar a la vivienda, aparece el verde.

El chiringuito de Pinosol, intacto
El chiringuito de Pinosol, intacto

Me imagino a todas aquellas personas trabajando tan duro en esas condiciones durante dos días, seguramente la mayoría a pensar sin dormir, corriendo de propiedad en propiedad, según el capricho de las ascuas iba declarando nuevos focos. Al final, gracias a esta encomiable labor, y a falta de cifras oficiales, se estima que sólo unas 10 o 12 casas han sido quemadas en Xàbia. ¡Nada! Si consideramos la magnitud de la tragedia. Me quito el sombrero ante los profesionales y voluntarios.

Otra cosa es el monte de la Granadella, peor suerte corrió este paraje natural, este pulmón de Xàbia que tanto amamos. La vista es devastadora. Sin embargo, algo positivo también hay, y es que debido al viento, la quema fue rápida en muchas zonas, por lo que no profunda. Imagino que habrá muchos pinos que no murieron, y ya sabemos que la vegetación baja se recupera pronto.

el monte quemado
el monte quemado

Esta mañana, ya se permitía la vuelta a casa de todas las personas de las zonas afectadas. Afectadas a parches. Adsubia, Pinosol, Vallsol, parte alta del Tossalet, Cansalades, y una franja que va hacia los oficinas de AMJASA. Dicen que por detrás ha habido alguna vivienda calcinada. Amjasa había devuelto el agua, telefónica la línea, aunque no se podía usar los datos. El suministro eléctrico aún no había sido restablecido.

Se ha echado de menos tener más cifras oficiales durante el incendio, pero después de ver el resultado, se comprende que todo el esfuerzo, toda la atención, estaba en cuidar a las personas y a las casas. Especular, ya que era imposible tener cifras reales, sólo serviría para alimentar la curiosidad morbosa que todos tenemos, pero no nada más. Una cosa sí me hubiera gustado, sin embargo: la coordinación o gestión de una lista de personas que quieren ayudar o aportar voluntariamente a los damnificados. Quizá sería una buena idea añadir esto en el protocolo para emergencias. Hay muchísimos ciudadanos que han querido aportar su granito de arena, y muchas personas que se hubieran visto aliviadas con esa ayuda.

Ahora no todo está terminado. Los propietarios tendrán que limpiar, arreglar y evaluar sus daños, mientras que bomberos y Protección Civil cuidan de que los rebrotes del fuego no se extiendan. El suelo está aún muy caliente, con ascuas. Se aprecia humo en muchos sitios, que aparece y desaparece. Aún debemos de tener mucho cuidado.

Un vecino refrescando con la manguera su jardín, que aún tiene zonas humeantes,
Un vecino refrescando con la manguera su jardín, que aún tiene zonas humeantes,

 

Dejamos aquí un enlace a las fotos en las que hemos querido reflejar el contraste entre todo lo que se ha salvado, que es mucho, y lo que se ha quemado. https://goo.gl/photos/cBDDLaXSmHejwd2s5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.