Plato de mal gusto

Por: Redacción

3
Tiempo de lectura: 3 minutos

Ya hace más de un mes que el equipo de gobierno aprobó la subida de las tasas y después de asumir el shock postraumático me he parado a pensar lo injusta que es a veces la política.

En los años de la opulencia, aquellos en los que vivíamos por encima de las posibilidades gracias a una ponencia de valores catastrales contra la que por detrás estábamos recurriendo, se gastaba alegremente.

Que los conciertos han de ser gratis, gratis; que renovemos cuatro veces la web, cuatro veces; que hay que pagar desmanes urbanísticos de anteriores gobiernos se pagan; que hay que pagar 46 modificados a una constructora se pagan; que como la Generalitat no me cubre el barranquet lo pago yo, se paga…, y el más importante, que quiero comprarme unos parkings, me los compro.

Esos años el profesor de matemáticas se divertía, llegaba firmaba y se volvía a su pizarrita. Era fácil ser concejal de Hacienda, y era fácil, relativamente fácil ser alcalde y escuchar a todos los que iban a pedir dinero: se daba y punto. Por dar dábamos hasta a un chiringuito, que defendíamos y yo el primero, pero que se ha visto que no ha aportado ni un solo céntimo de euro de valor a este pueblo.

Sin embargo, para desgracia de los políticos de ahora, los nuevos políticos más modernos y no anclados en la oscuridad y eternización en el cargo, es a ellos a los que les ha tocado gestionar la crisis. Hace cuatro años Óscar Antón pedía un plan de ajuste; le decía al gobierno que tuviera en cuenta que el Catastrazo podría anularse, pero claro…, a ver quién recorta ingresando cada año dos millones de euros más. Así, la rueda fue agrandándose: gastos por aquí, contrata de la basura nueva por allá, y créditos pedidos en base a unas magnitudes financieras irreales.

En esos tiempos era impopular subir la tasa de la basura, pese a que el coste del servicio era el doble. También lo fue cuando el último año de Moragues, esta ya se subió a 69 euros. Seguía siendo impopular y nadie quiso subirla. Con el paso de los años, la basura empezó a subirse una media del IPC, incrementos que ni de lejos lograban alcanzar los casi 5 millones que se abonan a Cespa. Y en eso que es este gobierno, el de los profesionales, el de los políticos nuevos, el de la transparencia, que nos la sube de golpe un 33%. Y también sube el tipo del IBI, aunque al final de la partida, el IBI que se pague será muy inferior al de otros años. E incrementa el impuesto de matriculación, porque la empresa que alquilaba coches ya no los matricula aquí.

Es injusto políticamente que este marrón se lo tengan que comer tanto Chulvi como Antón. Concejales que no han dilapidado los recursos municipales como lo hicieron otros, porque a santo de qué, días después de concertar un crédito de 12 millones de euros -para lo que se requirió un acuerdo del pleno-, ¿salen de un cajón facturas pendientes de pago a una constructora por valor más de un millón de euros?. Unas facturas que, por cierto, todavía arrastramos y que se liquidarán este mes.

Sin embargo, los políticos están a las duras y a las maduras y veremos la capacidad de Chulvi y Antón para vender sus decisiones. Su capacidad de gestión y decisión es la que ahora se está poniendo en valor. Quizás estén cegados con que no hay dinero, quizás no puedan dormir pensando de donde recortar, quizás.. pero han puesto en marcha tres de los proyectos aprobados en la A21: autobús, paddle (mal que le pese a muchas personas) y calle Niza (que se inicia el expediente).

Las decisiones hay que tomarlas y luego hay que comunicarlas, y en este punto no creo e nadie pueda echarles nada en cara. Es más, en algunos casos han pecado de excesiva transparencia en un pueblo no acostumbrado a oír a su alcalde decir que sube impuestos. Otros de la contorná lo habrían desviado y dicho que la culpa es de Zapatero o de Rajoy; o habrían vendido que el ayuntamiento no debería nada si la Generalitat abonara todo lo que le deben a uno, como hacen en la capital comarcal.

Queremos saber en qué se ha recortado el presupuesto, de dónde se ha quitado, en dónde se ha metido la mano. Habrá que esperar a que nos lo digan.

 

 

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.