Por la Vía de la Plata en bici

20 septiembre, 2015Por: Guiomar

1
Tiempo de lectura: 5 minutos

Vivir una aventura, es sólo cuestión de proponérselo, eliminar tus barreras mentales, hacerte la mochila, y emprender el camino. Así de simple, como nos cuenta Rubén Ferrer, del Club de BTT Gurugú Xàbia.

A principios de septiembre, Rubén salió de Sevilla para recorrer la Vía de la Plata hasta Santiago, 1007km que le llevarían a atravesar parte de la provincia hispalense, Mérida, Cáceres, Salamanca, Zamora y Ourense. Pedaleando con su Giant de montaña (y ruedas de 26’) por campos infinitos de maíz, algodón y tabaco, interminables llanuras, en las que pastaban vacas, ovejas y cerdos pata negra, bosques húmedos con rocas cubiertas de musgo, pantanos y secarrales, calor seco pero soportable y lluvia fría que calaba en los huesos.

IMG-20150919-WA0029

Un camino espectacular por el paisaje y todo un reto por las vivencias, por las horas de soledad y dándole a los pedales, siempre en movimiento, valiéndote sólo por ti mismo. Momentos en general fáciles, a veces duros, en los que superar tus pensamientos negativos era más complicado que empujar los más de 40kg de la bicicleta con su equipaje cuesta arriba por el barro. Perderse, encontrarse, agobiarse, cansarse y descubrir que la constancia y no rendirte pueden convertir lo que parece un mal día en una aventura memorable con una soleada recompensa al final.

Rubén admite que tenía ganas de vivir solo una aventura, de ver cómo era capaz de valerse por sí mismo en esas situaciones, de estar en continuo movimiento y en contacto con la naturaleza. Y también comprobar qué hay de cierto en todas esas historias del Camino, en la que coincides con unos, compartes con otros, siempre en constante movimiento y cada uno a su ritmo.

Y es que aunque hagas la ruta solo, siempre encuentras a peregrinos con los que terminas compartiendo pocos o muchos kilómetros. Rubén cuenta cómo durante el segundo día se juntó con dos ciclistas malagueños y terminó por hacer con ellos casi toda la ruta jacobea, creando de paso un fuerte lazo de amistad que seguramente dure muchos años. Y es que así es el camino, y así es compartir con otro cuando lo único que tienes eres tú y tu mochila…, y tu bicicleta.

La intención de Rubén era hacer unos 80km al día, una buena distancia para cada etapa, pero que al hacerla en septiembre, son muchas las horas de luz que te permiten tomártelo con tranquilidad, parando en las principales ciudades, visitando catedrales y lugares especiales, como las termas de Mérida.

Las paradas en el camino, en bares para comer y albergues para dormir, donde se comparte experiencias con los demás peregrinos. Quizá los ciclistas sean un poco más solitarios, pero los que optan por hacer la ruta a pie, aunque durante el día cada uno tarde el tiempo que necesite, cada persona camine a su ritmo, por la tarde, se reunían en grupos improvisados de 10 o 15 personas, que durante jornadas compartían las noches.

IMG-20150919-WA0017Y aparecen los personajes del camino, como el japonés que sólo hablaba un poco de inglés, pero se hacía querer por su gracia y amabilidad, el canadiense que se había propuesto ir desde Sevilla hasta Santiago caminando, los jubilados que deciden emprender solos el camino, o la pareja de Navarra, en bicicleta de carretera y con un carrito remolcado, que después de completar la Vía de la Plata, aunque por comarcales, su intención era alcanzar Finisterre y volver pedaleando a Irún, unos dos mil km de ruta.

Todas estas experiencias, todos los amigos encontrados, y los grupos de whatsapp ampliados, terminan por abrir tu mente, enriquecerte de una manera en la que únicamente viajando solo te permite descubrir.

A los pocos días de emprender el camino, Rubén se dio cuenta de todo lo que le sobraba. No hacía falta tanta ropa, ni electrónica –¡el móvil sí!-, ni la cámara de fotos, ni la esterilla… A correos y enviarlo a casa. Suficiente con un par de mudas de ciclismo –se puede lavar cada día- algo de abrigo… Las cámaras de repuesto para la bici, uno se puede abastecer por el camino tras cada pinchazo… El chubasquero de ferretería que le vino tan bien los últimos días, una buena e improvisada compra….

IMG-20150919-WA0003El camino fue fácil durante los primeros días, pero al llegar a Galicia el tiempo cambio y llegó la lluvia. A veces llovizna, otras jarreando. Empapado, tiritando, o pedaleando por la carretera general, peligroso aunque divertido, lo más rápido posible, para no pillar lo peor. Al entrar en Galicia, Rubén decidió adelantarse a sus compañeros malagueños, y pedalear solo durante 3 o 4 días. En Ourense volverían a juntarse hasta arribar a Santiago.

La última etapa fue una contrarreloj hasta Santiago para evitar la inminente ciclogénesis explosiva que amenazaba con entrar por el noroeste de la península. En vez de 12 días, Rubén terminó la ruta en 11, adelantado por la general llena de camiones, protegido dentro de lo posible con el chubasquero de ferretería y reflectantes de las inclemencias del tiempo que de todas formas no pudieron evitar.

Finalmente, 1017km (es lo que tiene perderse un poco) y 11.500 metros de desnivel positivo, más un montón de vivencias y recuerdos, decenas de nuevos amigos, cientos de aventuras compartidas, y unas tremendas ganas de volver al camino y de volver a viajar.

IMG-20150919-WA0030

Lo mejor, según Rubén, descubrirte en tu esfuerzo, en la soledad contigo mismo, en el movimiento, en la naturaleza y los espacios abiertos. Abrir tu mente y compartir con la gente que viaja, salir con otra perspectiva y comprender qué es lo que realmente te hace feliz.

Una aventura que recomiendo a cualquiera. Es fácil, sólo hay que apartar las barreras mentales que nos ponemos nosotros mismos, y todas las razones por las que te impides emprender un viaje en solitario. Tampoco hace falta tener muchas cosas, ni siquiera dinero. Solo ganas de vivir una aventura y de ampliar tu mente. ¿A qué esperas?

Buen camino….

 

 

 

Un comentario en “Por la Vía de la Plata en bici

  1. Ola me llamo jesus tengo 59años me falta una pierna e hecho tres caminos el francés el del Levante y el del norte siempre solo ahora quiero hacer el de la plata en agosto salida 5 o 6 este megustaria si alguien le coinciden voy desde Sevilla y no quiere ir solo hablamos por Email

Responder a Jesús Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.