Premio PIPA 2008 a Ortolà por su aportación a los plenos

19 diciembre, 2008Por: Guiomar

0

Como manda la tradición, el alcalde invitó a los periodistas a una comida de Navidad con los portavoces de todos los grupos políticos con representación municipal. Este año disfrutamos de unos sabrosos platos en La Rústica, incluyendo los famosos mejillones de Toto.

Como reflejo fiel de lo que sucede en las ruedas de prensa, los primeros en llegar fuimos los periodistas, después llegaron los concejales y el alcalde, y por último Luis. Nosotros nos habíamos sentado en el centro de la mesa en aras de facilitar la integración con los sujetos de nuestras crónicas, pero uno tras otro, se apelotonaron juntitos en un extremo de la mesa, ordenadamente por colores, o sea, juntos pero no revueltos.

Sólo Paco Català, de Nueva Jávea, tomó asiento en el otro extremo -su distancia iba a anticipar el desencuentro cochambroso que se produjo al día siguiente en el último pleno ordinario del año-, a la vera de la presidenta del PIPA (Plataforma Independiente de Periodistas Asociados). Nos extrañó la separación, si bien la verdad es que ya no quedaba sitio en la punta apretujada.

Por un momento, llegamos a pensar la presi y yo que es que nos tenían miedo. La verdad, es que tampoco era de sorprender después de los Premios Pipa que entregamos el año pasado.

Este año, por supuesto tampoco defraudamos, y tras engullir la carne cruda o poco hecha, afilamos los cuchillos para rematar el postre con la segunda edición de unos premios que cada año van creando más expectación:

  • Concejal en la oposición y portavoz de Nueva Jávea, Paco Català: una cremallera para controlar su verborrea en los plenos.
  • Concejal de Turismo y portavoz del PSPV, José Chulvi: una espada (de juguete, claro…., y para más INRI, del chino, que con la crisis no estamos para bromas), para lidiar con su partido, donde seguramente acabarán rodando cabezas…
  • Concejal en la oposición y portavoz del PP, Juan Carlos Generoso (recoge el premio Miguel Savall): una banderita española, para hacer gala de su patriotismo, y para que el PP celebre el homenaje a la bandera que hace dos años pide institucionalizar en Xàbia el 12 de octubre, eso sí, si el año que viene deja de llover en esa fecha.
  • Concejal de Hacienda y portavoz del Bloc, Vicente Chorro: un espantamoscas rojo con forma de mano para mandar a callar a los demás en los plenos
  • Alcalde y portavoz de sí mismo, Eduardo Monfort: un reloj con despertador para no llegar tarde a las ruedas de prensa.
  • Premio especial PIPA 2008: todos los años (o sea, éste y el anterior) premiamos con un fotomontaje al personaje más ocurrente. Este año el galardonado ha sido Juan Ortolá, por su aportación a los plenos. No estaba presente. Recoge el premio Rafa Bas, que sí estaba.

 

La entrega de premios fue clausurada con la lectura de las Medidas Anticrisis, acciones que sugiere el PIPA para que el Ayuntamiento ahorre dinero:

 

MEDIDAS ANTICRISIS

1.    Cambiar el concepto de «retribución por asistencia a los plenos» por el de «retribución por participación en los plenos», de tal manera  que sólo cobra el que habla.  Algo ahorrarían las arcas municipales ya que desde que empezó la legislatura hay varias personas que no han abierto nunca la boca y otros a los que se la han cerrado.  *Esta medida funcionará a la inversa en el caso de Paco Catalá, de Nueva Jávea, a quien deberá cobrársele cada intervención plenaria a euro.

2.    Dada la creciente afluencia de vecinos en las sesiones se puede considerar imponer una entrada al salón. Como en el fútbol, depende del tema a tratar y de si el espectáculo promete, será más cara o barata. Para que esta medida tenga alguna incidencia, pedimos a los concejales que  renuncien a cobrar por participar en la comisión de cultura donde se preparará la ordenanza relativa.

3.     Apagar la luz en el Ayuntamiento. También cortar el suministro a ordenadores, calefacción y teléfonos.  Y  aumentarle la productividad al primer funcionario que se dé cuenta (ojo, que se dé cuenta, no que se entere en el Temptacions) de la medida. La cantidad será mayor si la verdad no se le revela al ir a llamar por teléfono a  su prima la de Mallorca.

4.    Pedir a Zapatero los 2.500 euros por hijo, además de los descuentos o bonificaciones en impuestos por familia numerosa para Xàbia. Pedro Duque, Don Rafael, David Ferrer y ahora el sacerdote Joaquín Sendra. Somos de sobra para poder acceder a esta ventaja.   Y si no cuela, siempre quedan los hermanamientos con Palmela, Thiviers y el inminente con Cabo Verde.

5.     Dejarse asesorar por las asociaciones sin ánimo de lucro. En un periquete os pueden enseñar a organizar un mercadillo benéfico, una gala rotaria, un rastrillo, un día de la banderita, en beneficio de los aperitivos en  Fiestas de Fogueres  

6.    Sustituir la participación en Fitur con un stand por una pantalla gigante que proyecte las imágenes de las webcams de los comerciantes, bajo el lema, «Xàbia, a plaça oberta». Los turistas se sentirán atraídos por los emblemas típicos del Centro Histórico, como la iglesia fortificada, las Casas de Bover y Bolufer, el adoquín chino, y los carteles de descuento al 50% por cierre.

7.    Aprovechando la cercanía de la Ciudad de la Luz, postular el Centro Histórico para la localización de exteriores para películas bélicas

8.    Reclamar a Caja Madrid la restauración de la Iglesia. En caso de no lograrlo, derruirla y hacer un parking, asegurándose de dejar la opción en el futuro a las generaciones venideras de reconstruir las murallas del recinto fortificado.

9.    Crear un «ecoparque » en el Saladar. Con los restos sólidos y de verdes se desecaría la zona, evitándose inundaciones en el Arenal y las críticas de sus comerciantes de que allí no se invierte.

10.  Encomendarse a David Hammerstein o darse de cabezazos en la muralla de Príncipe de Asturias

 

El PIPA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.