Prevención de trastornos de la conducta alimentaria (II)

Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 4 minutos

La anorexia se caracteriza por la delgadez extrema, llegando a perder hasta un 85% con respecto al peso esperable. Puede haber un uso frecuente de laxantes y diuréticos, e incluso atracones. Es más frecuente en adolescentes. La bulimia se caracteriza por atracones de comida, en los que hay una ingesta excesiva, en tiempo y cantidad, que produce un gran malestar y sensación de culpa, que se resuelven en una conducta compensatorias: vómitos y abuso de laxantes y/o diuréticos, o ayuno o ejercicio intenso. Es más frecuente a partir de los 20 años, y la enferma suele tener un peso normal o ligeramente por encima.

En ambos casos la relación con la comida produce ansiedad, aunque las anoréxicas a veces gustan de cocinar para los demás, aunque esto sólo sea una forma de control sobre el alimento.

¿HAY UNA ÚNICA CAUSA?
Las causas en ambos trastornos son múltiples y casi tan variadas como lo son los enfermos. Sin embargo, se sabe que el 80% de los casos comienza cuando se inicia una dieta de adelgazamiento sin control profesional. También se relaciona su inicio con la no aceptación de los cambios corporales durante la adolescencia, incremento rápido de peso (por ejemplo, al dejar una actividad deportiva), cambios importantes en la vida, complejos referentes al físico, problemas de relación, enfermedad o muerte de un ser querido, conflictos con la pareja o los padres… Existen factores que pueden volver a la persona más vulnerable: baja autoestima; vivir pendientes de lo que se espera de uno mismo o de dar satisfacción a los demás; tendencia al perfeccionismo, a exigirse no fallar; miedo a madurar, a crecer y a manejar la propia independencia; tener pensamientos extremos: «bueno-malo, todo-nada, obeso-delgado»….

Respecto a factores relacionados con la alimentación, es necesario evitar la realización de continuas dietas para adelgazar aparentemente inofensivas y sin control profesional, dedicar mucho tiempo a hablar sobre la gordura o la delgadez, la anarquía en horarios y comidas (a turnos, con prisas, desordenadas) y los conflictos emocionales en torno a la alimentación.
Estos factores no determinan que se vaya a desencadenar un TCA, pero sí que se relacionan con un mayor riesgo.

¿CÓMO COLABORAR EN LA PREVENCIÓN DE ESTAS ENFERMEDADES?
Es preciso que intervengan conjuntamente la propia familia, los centros docentes, instituciones oficiales y los medios de información. Con respecto a la población general, es fundamental tomar conciencia del relativismo de los cánones de belleza -la belleza externa no da la felicidad-, del peligro que entraña realizar dietas sin control profesional, de la obsesión por el peso y la figura (cada persona es diferente). De ahí la importancia de tener unos buenos valores humanos que son lo realmente importantes, y así mismo, intentar mantener unos adecuados hábitos de alimentación en casa.

¿QUÉ TRATAMIENTO ES EL MÁS ADECUADO EN LOS TCA?
Depende de la gravedad y del estadio de la enfermedad, pero cuanto antes se detectan, mejor pronóstico tienen. Puesto que el origen es múltiple, la terapia debe incluir medidas encaminadas a resolver las posibles complicaciones orgánicas, un plan de recuperación de peso en caso necesario y de reestructuración de hábitos dietéticos, psicoterapia personal y/o familiar, y en algunos casos, tratamiento farmacológico. La terapia puede ser ambulatoria, o si la enfermedad está muy avanzada y necesita intervención drástica, hospitalario.
En caso de intuir que se está desarrollando la enfermedad, acudir al médico para que nos oriente y proponga un tratamiento y establecer contacto con asociaciones de TCA y/o grupos de autoayuda. Gracias a los grupos, los familiares y también las personas afectadas, asumen mejor el problema, toman mayor conciencia de que se trata de una enfermedad, comprueban que no están solas, se sienten más comprendidas y arropadas, comparten sus logros y ayudan con ello a otras personas que están pasando por la misma situación, lo que da gran satisfacción personal.
Desde el punto de vista dietético y nutricional, se explicará la importancia de llevar a cabo una alimentación variada y completa, tomando diariamente la cantidad suficiente de alimentos básicos, necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo.

RAZONES PARA CONSUMIR CADA DÍA VARIEDAD DE ALIMENTOS
Leche y derivados
Importantes para el mantenimiento de nuestros huesos y dientes.

Carnes-pescados y huevos
Forman parte de nuestros tejidos (músculo, huesos…) y órganos.

Cereales, patatas, legumbres
Nos aportan la energía necesaria para poder realizar las funciones vitales (bombeo del corazón, respiración, mantenimiento de la temperatura corporal) y para el movimiento muscular (actividad física).

Verduras y frutas
Contienen sustancias que regulan el funcionamiento del organismo y otros elementos promotores de la salud.

Grasas
No sólo nos aportan energía de reserva si no que además algunas son esenciales: sustancias que el organismo por sí solo no puede producir y que necesariamente ha de obtener de la alimentación.

ORIENTACIONES SOBRE HÁBITOS DE ALIMENTACIÓN SALUDABLES
* Variar al máximo la alimentación, incluyendo alimentos de todos los grupos básicos.
* Distribuir la alimentación en tres comidas principales (desayuno, comida y cena), e incluir alguna colación a media mañana o como merienda y no saltarse ninguna.
* Respetar los horarios de comidas de un día para otro.
* Comer poco a poco, masticar bien, en ambiente relajado y sin interferencias (TV, radio, etc.), y a ser posible en compañía de amistades o familia (comida y cena).
* Hacer de las principales comidas un momento de encuentro y convivencia agradable.
* Incluir cada día lácteos (0,5 litros de leche y/o derivados), cereales y patata, verduras (a ser posible una cruda en forma de ensalada) y frutas (2 piezas mínimo, tratando de que una de ellas sea cítrica o rica en vitamina C); a la semana, igual frecuencia o más pescado que carne, no más de 6 huevos y arroz – pasta – legumbre, 2 ó 3 veces por semana.
* Otros alimentos como embutidos, dulces, bollería y repostería, snacks dulces o salados, bebidas azucaradas, etc., se recomienda consumir ocasionalmente o en pequeñas cantidades.

Carmen Flores
Diplomada en Nutrición y Dietética
Tel: 626 961 097

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.