Rebaja de 0,04 en el tipo impositivo del IBI

30 noviembre, -0001Por: Guiomar

0

La corporación municipal ha decidido rebajar el tipo impositivo del IBI en 0,04 puntos para aliviar todo lo posible la presión fiscal por este concepto a los ciudadanos. La reducción supondrá a las arcas javiense ingresar 1 millón de euros menos.

No parece mucho rebajar el tipo del IBI, es decir, el porcentaje por el que se multiplica el valor catastral de una vivienda para obtener la cuantía del Impuesto sobre Bienes Inmuebles, del 0,657% al 0,617%, pero ello supone un esfuerzo importante al Ayuntamiento, que percibirá en 2012 por esto concepto 1 millón de euros menos de lo que hubiese cobrado si mantuviera el porcentaje del año anterior.

Para poner al lector en antecedentes, desde que entró en vigor los valores del infame Catastrazo, el tipo impositivo para calcular el IBI se redujo a 0,7%, que es el máximo que marca la ley y obligatorio no subir de este porcentaje durante los siguientes 5 años. Xàbia mantuvo este valor durante cuatro años, hasta que en el 2010 lo rebajó al 0,685%, valor que fue seguido en 2011 por el 0,657% y ahora el 0,617%. «La rebaja más considerable del tipo impositivo hasta ahora», ha afirmado el concejal de Hacienda, Óscar Antón.

Pero eso no quiere decir que el Consistorio percibirá menos que en el 2011 por el IBI, y es que no hay que olvidar que desde el 2006 en Xàbia los valores catastrales de las viviendas aumentan cada año (durante 10) un 10% de la diferencia entre el valor determinado por el Catastrazo y el anterior a éste. Así pues, si en el 2011 se recaudarán 20.458.000€ por el IBI (incluyendo las nuevas altas de viviendas), en 2012 el cálculo arroja una cifra de 21.678.240€, un incremento de 1.220.240€ que no está nada mal, pero que es un millón de euros menos que si se hubiera mantenido el mismo tipo.

 

Mayor control de las altas en el catastro

Entonces, ¿cómo compensar este menor ingreso y poder mantener los servicios? Pues la principal baza, según explica Antón, consiste en recaudar más IBI, revisando construcciones hechas y no declaradas (como piscinas, barbacoas, ampliaciones de vivienda,…), por un lado, y dando de alta con más agilidad aquellas viviendas y urbanizaciones que ya están terminadas. Para hacerse una idea de lo que supone esto, en el 2011 se han registrado 1.000 piscinas nuevas, muchas de las cuales llevaban años sin tributar, lo que supondrá un aumento del ingreso anual de unos 40.000€.

¿Y en qué afecta esto al ciudadano? Pues a algunos más y a otros menos. Habrá para quien el nuevo tipo implique una ligera bajada del impuesto, mientras que para otros seguirá subiendo, pero los que más lo notarán son los propietarios de viviendas construidas en los últimos diez años, asegura Antón.

En cifras generales, hay 24.599 propietarios que en 2012 pagarán menos que en 2011 y 12.546 que sufrirán un incremento en el recibo, derivado de la aplicación progresiva de la ponencia del 2005. No obstante, esta subida será mucho menor que la registrada en años anteriores.

 

En realidad la bajada del tipo impositivo es sobre todo un gesto, un intento de mostrar la «voluntad de  gestionar bien el dinero de los presupuestos, pero sin someter a mayor presión fiscal a los vecinos«, ha explicado el alcalde, José Chulvi.

 

Se premiará a los ciudadanos que paguen antes sus tasas

Pero la rebaja del tipo no es la única medida para ayudar al ciudadano, y es que se está trabajando en la creación de una herramienta informática, que estará operativa a partir del año que viene, y permitirá al contribuyente organizar el pago de la manera que mejor le venga. Mediante este sistema, no sólo se bonificará con una reducción del 2,5% a aquellos que domicilien sus recibos, como hasta ahora, sino que el dinero que el Ayuntamiento pueda ahorrar en préstamos gracias al pronto pago de los ciudadanos, también repercutirá positivamente sobre el contribuyente, de tal manera que se premiará a los que paguen a principios de año.

Antón ha añadido que si la bajada del tipo impositivo no es todavía mayor es porque se ha de hacer frente a compromisos irrenunciables, como los intereses por la compra de los parkings, la devolución de 150.000€ al Estado y la pérdida de ingresos, como 150.000€ por el canon de telefonía móvil declarado ilegal u otros 100.000€ por las concesiones del Canal de La Fontana, ahora gestionadas por la Conselleria.

Y es que, como ha añadido Chulvi, el Ayuntamiento debe de reservarse un margen de fondos, que unido a la contención del gasto en todas las concejalías, permita mantener las inversiones. En este sentido, la reducción del tipo impositivo del IBI, que ha sido aprobada por unanimidad en la comisión de Hacienda, es fruto de un estudio exhaustivo de la situación por parte de la concejalía para fijar la mayor rebaja que se pueden permitir las arcas municipales si se quiere seguir ofreciendo los mismos servicios públicos.

 

Revisión de la ponencia de valores consensuada

El proceso judicial del Castrazo hace tiempo que no tiene visos de prosperar porque lo único que se conseguiría sería complicar más aún la situación de las arcas municipales, en el caso de que se declarase nulo. Por eso, la Corporación tiene claro que la única salida será realizar una nueva revisión, algo totalmente factible ya que han pasado cinco años desde la ponencia actual.

En este sentido, la intención del equipo de gobierno, según ha explicado Antón, es reunirse con todos los grupos municipales, incluidos los de la oposición, para consensuar entre todos una fórmula, a partir de una propuesta que ya se está preparando. Una vez que se alcance un acuerdo, se elevará ésta a la delegación del Catastro.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.