Sesenta años de cine Jayan en Xàbia gracias a la familia Catalá-Ortuño

10 noviembre, 2018Por: Alvaro Monfort

1

El cine Jayan derrocha personalidad y luce mejor que nunca a sus sesenta años. No se ha acicalado, no se ha rejuvenecido, sólo ha iniciado un nuevo rodaje con un sonoro golpe de claqueta que ha enmudecido al público despertando una gran admiración y cariño que quizás se encontraba un poco adormecida. Pero detrás de su elegante y remodelada fachada y su accesibilidad total para todo tipo de personas; sigue produciéndose la misma magia, la que propicia la incombustible y cinéfila familia Catalá-Ortuño.

Por eso, el Jayan tiene personalidad propia. Porque tras sus proyecciones no existe una empresa magnate que decida cómo va a ser el funcionamiento de su cine desde un despacho. Aquí, sus “magnates”, se ocupan de la taquilla, aprovisionan al respetable en el pequeño bar y, si hace falta, se ocupan de proyectar las películas y de la limpieza del edificio. “Es un cine pequeño y familiar, es lógico que funcione así” dirán o pensarán algunos. Y sí, lo es. Por eso su proeza es aún más loable. Porque ha sabido mantenerse y subsistir siendo fiel a su esencia y a su apuesta de aportar algo más a ese público “raro y especial” que, únicamente, las últimas superproducciones de Hollywood o los films con mayor distribución.

La celebración de su aniversario, que coincide con su remodelación, se ha vivido en familia. Y una familia tan numerosa, con tanta cantera y tan entrañable; se merecía una calurosa acogida. Así, el pasado viernes, el cine Jayán abrió de par en par las puertas de su sala como cualquier otro día. Pero esa noche la sesión fue diferente. No hubo ninguna película programada, sólo gratitud y familiaridad.

En primer lugar, la familia quiso agradecer y mostrar públicamente, a los artífices técnicos y estéticos de la reforma que se ha realizado en todo el edificio más allá de su potente entrada y fachada. Y es que muchas de las mejoras que se han realizado en el cine no se aprecian a simple vista, pero sustentan esa accesibilidad y esa mejora de la experiencia cinéfila de la que goza ahora el Jayan.

Conocidas las bambalinas (o algunas pinceladas) sobre la obra acometida, llegó el momento de disfrutar del cine. En este caso de los cortometrajes Atraco de Alfonso Díaz y Brexit de Clara Bilbao. En ambos, Toni Catalá, hijo de Antonio Catalá e Inmaculada Ortuño; ha participado como ayudante de cámara. Dos proyecciones originales y sin desperdicio.

Tras esto, la familia quiso agradecer, de forma especial, el seguimiento y estima que adeptos, amigos y seguidores concretos profesan por su sala y su buen hacer. Uno a uno, fueron llamados al escenario y recibieron un obsequio obra de una de las benjaminas del clan Jayan. Todos ellos expresaron su cariño por el cine de Xàbia y valoraron la variada y singular cartelera que les permite disfrutar del cine “sin adulteración” haciendo referencia a la fantástica apuesta del Jayan de ofrecer películas en versión original, entre otras apuestas de corte más independiente.

Para finalizar, se proyectó el vídeo conmemorativo sobre el cine que se realizó con motivo del Premi 9 d’Octubre Vila de Xàbia a los valores cívicos que recibió el Jayan hace tres años y que recoge el testimonio y cariño de numerosos vecinos y vecinas. Finalizó la velada el alcalde, José Chulvi, que ensalzó la labor cultural y vertebradora de la sociedad del municipio.

Sesenta años se dice pronto. ¿Cuántas proyecciones habrá realizado el cine Jayan en todo este tiempo? Pero sobre todo… ¿cuántas historias atesorarán su patio de butacas, la cola de su taquilla, el crujir de las palomitas y su veraniega terraza?, ¿cuántas nacionalidades se habrán reunido frente a su gran pantalla?, ¿o cuántos besos robados (o intencionados) habrá propiciado la tenue luz de ésta? Y lo que es mejor, ¿cuántas reflexiones, cuántos debates, cuántos intercambios de ideas y opiniones; habrá generado alguna de sus proyecciones?

El cine, como creador y transmisor de historias que es, tiene esa facultad humana, social y cultural de ir más allá. Y Xàbia tiene la fortuna de gozar de un pasado y futuro cinéfilo que goza de buena salud gracias a la familia Catalá-Ortuño.

Un comentario en “Sesenta años de cine Jayan en Xàbia gracias a la familia Catalá-Ortuño

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.