Somos cifras, no pacientes

6 agosto, 2012Por: Redacción

1
Tiempo de lectura: 4 minutos

Desde la llegada de Marina Salud a nuestra comarca hemos podido comprobar como hemos dejado de ser pacientes susceptibles de acudir a un centro de salud a ser una mera cifra. Cifras que hay en varios listados uno el de los pacientes de la comarca; otro de pacientes de otras comarcas y CCAA; otro de los residentes; otra de los asegurados de la accionista de referencia de la empresa.

Cifras que hacen que llenan estadísticas que justifican el cierre de unos centros de salud, que eufemísticamente llaman puntos de atención continuada, pese a estar cerrados por las noches, y cifras que llenan la cuenta de resultados de esta empresa que sólo piensa en ella y no parece hacerlo en el bienestar de los ciudadanos de la comarca.

Leo en algunos medios que la empresa que gestiona la sanidad en Manises se ha retrasado en el pago de las nóminas de julio por los impagos de la Generalitat, que en conjunto a las cinco concesionarias: Marina Salud, Vinalopó Salud, Hospital de Manises, Hospital Elche-Crevillente y Ribera Salud se les debe una cantidad próxima a los 100 millones de euros. No sabemos cuántos de esos millones se deben a la que nos gestiona la Sanidad, y por el ocultismo en los aspectos de la concesión, no creo que vayamos a saberlo.

Dicen los trabajadores de la Pedrera que Marina Salud no remite pacientes crónicos al Hospital de la Pedrera, y es que los pacientes crónicos no son rentables y por eso en la concesión no fue incluida su asunción. Estos enfermos, lamentablemente, no son considerados por Marina Salud y pese a disponer de unas instalaciones «de altísima calidad asistencial» a escasos kilómetros esta empresa prefiere «mandarlos a casa o prestarles una atención sustitutoria», según las palabras de un trabajador. No sea que por prestarles allí esa atención se descuadre la cuenta de resultados de los accionistas de Marina Salud que no son otros que Ribera Salud (la Cam y Bancaja) y una aseguradora alemana.

Marina Salud ha sorteado todos y cada uno de los compromisos que asumió cuando se le concedió la gestión y más si nos vamos a Xàbia. Ciertamente tengo grabadas las declaraciones de una exconcejala de sanidad diciendo que a MS solo le importaba que los residentes estuvieran empadronados (la tercera lista). No le importaban, por ejemplo, las goteras del Consultorio de Duanes, que finalmente reparó, o siquiera convertir esta instalación en un centro de salud de pleno derecho -sigue siendo consultorio auxiliar-. No se plantea, porque supone gasto -y un agujero en su cuenta de resultados- instalar un barracón provisional para ofrecer atención médica en la playa del Arenal en verano como si hace en Calp y en Les Marines. Quizás aquí el Ayuntamiento no ha puesto toda la carne en el asador para que MS se retrate y diga que no puede. Sería tan fácil como decirles «oiga que yo les pongo el barracón, se lo equipo por completo y usted pone el personal». ¿qué haría Marina Salud?. No sabemos que haría.

Tampoco se plantea cumplir el Plan Construyendo Salud que, como ya hemos denunciado en reiteradas ocasiones en esta ilustre columna de opinión, anunciaba la construcción de un CSI (centro sanitario integrado) en Xàbia o la conversión del actual centro de salud. Este centro evitaría desplazamientos al Hospital para el desarrollo de diversas especialidades. Y así podríamos seguir la ristra con todos los pueblos de la comarca. También preveía ese plan uno para Calpe y en Pedreguer esperan desde 2001 la construcción del nuevo centro de salud. En Dénia aún esperan que MS construya un Centro de Especialidades en una parcela que le costó a todos los vecinos nada más y nada menos que 9 millones de euros expropiarla.

Pero no. MS ya construyó el hospital y ya ha hecho mucho y lo que parece más triste es la aparente impunidad que tiene en todas y cada una de las decisiones que toma. Decisiones que nadie de la Conselleria de Sanitat se atreve a replicar. Vemos al vicepresidente venir al hospital a inaugurar flota de ambulancias ecológicas, el conseller viene a decirnos que la unidad neufrológica atiende pacientes de otras CCAA (otra lista, la que se pasa al Gobierno central) -y esto no lo digo yo sino que lo dice la propia MS y de rebote el gabinete de prensa de la Generalitat Valenciana- y vemos doctorados cum laude y que MS ofrece especialidades más propias de la Sanidad privada como la cirugía estética, nombrada eufemísticamente como reconstructiva. Tampoco vemos que MS contrate más personal para el verano, para atender la población de más que viene, y observamos la resignación de los políticos comarcales, también los de Xàbia, ante unas decisiones en las que prima lo económico. Pero sí vemos facturas a inmigrantes irregulares atendidos en Urgencias del hospital muchísimo antes de que Rajoy les retirara el derecho a acceder a la sanidad gratuita e universal por los recortes.

Yo no pido que en Xàbia hayan 8 médicos más en verano como sucedía en las épocas de abundancia, solo pido un refuerzo acorde a la población de más que hay, unos 100.000 habitantes.

Y siento tristeza por las condiciones a las que somete esta empresa a todos sus empleados, y también por la sumisión de los medios de comunicación comarcales que diluyen las informaciones negativas de esta empresa y ensalzan con grandes titulares aquellas que le benefician. ¿Es necesario anunciar cada dos por tres que hay un consultorio en les Marines o en la Fosa? Es un derecho de todos los ciudadanos que MS deberia cubrir sin necesidad de vanagloriarse de ello… Y todo este párrafo se resumiría en un concepto más propio de otras épocas.

Voy a parar ya, porque se me está poniendo la vena como a Maria Patiño. Si no, seguiría el chorreo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.