El doctor, con la máscara de buceo y la válvula que le ha acoplado.

Un médico del Hospital de Dénia crea un prototipo de válvula que unida a una máscara de buceo podría servir a los profesionales sanitarios

9 abril, 2020Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Un médico del Hospital de Dénia, el doctor Charles Petkov, ha pedido la ayuda de todos los vecinos de la comarca que tengan en sus viviendas una máscara de buceo de las que vende Decathlon, para poder utilizarlas junto con una válvula como refuerzo de los equipos de protección individual del conjunto del personal sanitario.

El doctor y un equipo de profesores de diseño han creado el prototipo de válvula ‘Tinky Winky Valve’ que se obtiene con una impresa 3d y que acoplado a esta máscara proporciona, según la información que incluye en su web, “en una ayuda más para estos tiempos en los que escasean los medios de protección del personal de los centros sanitarios para el combate de la epidemia de la Covid-19”.

Este proyecto ha sido desarrollado y fabricado en colaboración con un un equipo integrado por profesores de diseño: David Ulibarri, de la Escuela de Arte y Superior de Diseño de Alcoi, y los docentes Sergio Ferrero y Miguel Ángel García, de la EASD Valencia. En el proyecto han colaborado también el doctor Joan Ferrás de la unidad de Ortopedia y Traumatología del Hospital La Fe; Pedro Castilla de la Asociación de Robótica y Domótica de España, Ferran Moll de SBS Software y Juan Benavente, diseñador.

De esta forma, esta válvula permite transformar ese equipo de buceo “en un equipo de respiración autónoma para personal sanitario en ambiente UCI o cualquier exposición con carga viral alta, incluso en un ambiente nebulizado, con la finalidad de combatir en el ámbito hospitalario al virus COVID-19”.

En la web el especialista señala que ha puesto a prueba en un ambiente hospitalario el prototipo, para lo que recreó “un ambiente nebulizado, creando la bruma que en pacientes COVID es sumamente patógena. Observa que no hay paso a través de los filtros tras 30 minutos de nebulización, manteniendo una dinámica respiratoria constante y fácil, y saturando al 99%.”. Tras esta prueba comprobó el buen funcionamiento “trabajando y pudiendo comunicarse con los pacientes, además se sintió protegido”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.