Un perfecto Xàbia Jazz para todos los gustos

7 agosto, 2018Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 3 minutos

La 18º edición del Festival Xàbia Jazz llenó cada noche la Plaza de la Constitución con más de 1200 personas cada velada, con apuestas tan variadas como calidad poseen sus intérpretes. Desde el flamenco hasta el blues, la fusión fue el denominador común de cada noche.

El sábado, el encargado de inaugurar el festival fue el saxofonista Frank Catalano, colaborador con grandes como Miles Davis y Santana, con su blues de Chicago, mezclando ritmos y dándoles un toque moderno, sin embargo, fue quien deleitó a los más puristas.

A continuación, la representación valenciana, que cada año tiene su presencia en este festival, corrió a cargo del guitarrista Ximo Tébar y su banda, con un sonido muy fresco y mediterráneo, que caracteriza su disco, “Con Alma & United”. Recordando un poco a Pat Methany, su fusión de jazz, clásico y progresivo, con sonidos flamencos dieron la nota de frescor a este tórrido fin de semana.

La noche del domingo la protagonizó una apuesta algo arriesgada con el holandés de Altea, Bernard van Rossum, dirigiendo una Big Band, con bongos, cantaora y bailaora mejicana incluidos. ¡Viva la diversidad! Si creías que no se puede fusionar el típico sonido de una Big Band con flamenco, y además llevarte de calle al público, te equivocas. Eso es exactamente lo que lograron la BvR Big Band. Aunque hay que admitir que mucho del embrujo y de la capacidad para hilar estilos tan diferentes juntos tiene que ver también con Karen Lugo, bailarina y bailaora mexicana que ha sabido captar la esencia del flamenco y adaptarla a este formato musi cal, eso sí, acompañada de la voz y palmas de María Marín. Se comprende perfectamente porque esta Big Band ha ganado varios premios internacionales.

La anécdota del festival la protagonizó la lluvia, que inesperadamente hizo aparición durante los 15 minuto de descanso, que hubieron de prolongarse hasta que cesó. Y justo dio tiempo para finalizar el concierto, antes de que volviese a amenazar el cielo.

Y el lunes, que mejor manera de terminar un magínifico XVIII Xàbia Jazz que con la maravillosa voz de Cyrille Aimée, de origen dominicano-francés, enamorada del Gypsy Jazz y del sonido de la Bossa Nova, con su frescura enamoró al público con una combinación de melodías jazzísticas, música francesa y ritmos caribeños. Especialmente divertido, una canción realizada ella sola con looper, siempre contagiosa y divertida.

Todo un acierto de programación por parte del director del Festival, Kiko Berenguer, del cual se mostró muy satisfecho el concejal de Cultura, Quico Moragues. Colaboran en el festival en el CulturArts y el patronato de Turismo Costa Blanca.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.