????????????????????????????????????

Un total de 60 alumnos participan en los cursos de Música a l’Estiu

22 julio, 2015Por: Carlos López

0

El Conservatorio Profesional de Música de Xàbia acoge durante esta semana a 60 jóvenes músicos llegados de todos los países de Europa para participar en el curso de perfeccionamiento musical para instrumentos de viento dirigido por el oboísta suizo Thomas Indermühle. Se trata de uno de los encuentros más veteranos del país, con ya 30 ediciones a sus espaldas, y que además de reunir a los solistas del futuro (tal y como señalan desde la organización hoy en día, ex alumnos de este curso forman parte de las mejores orquestas de Europa, Chile, EEUU, Ecuador, Japón, Corea, Brasil o Argentina, entre otras) ofrece un ciclo de conciertos de cámara gratuitos por las noches con un público fiel que cada año espera con ganas los recitales de alumnos y profesores.

Hoy, el concejal de Cultura, Quico Moragues, ha visitado algunas de las clases de este curso, del que él mismo fue alumno en sus primeras ediciones y ha destacado la buena experiencia que supone para los asistentes estar durante una semana aprendiendo de grandes maestros reconocidos a nivel internacional y conocer a otros jóvenes con sus mismas inquietudes.

El concejal de Cultura y músico, Quico Moragues, no ha dudado en coger una flauta e interpretar una pieza musical
El concejal de Cultura y músico, Quico Moragues, no ha dudado en coger una flauta e interpretar una pieza musical

La directora adjunta del curso, Pilar Fontalba, ha añadido que algunos alumnos incluso aprovechan para traer a su familia y pasar unas vacaciones en Xàbia, un municipio que han conocido gracias a la música. Fontalba ha destacado que Música a l’Estiu es un ejemplo por haber sobrevivido tres décadas y porque fideliza a los alumnos (muchos repiten o incluso se convierten en profesores como el clarinetista José Luis Estelles) y a los espectadores. Entre los cambios que ha vivido el certamen desde sus inicios, ha destacado la apertura del conservatorio donde ahora centralizan las clases y que ha mejorado mucho sus condiciones. Ahora, además, cuentan con complementos como el taller de mantenimiento y reparación de instrumentos como el que ofrece la casa de oboes Rigoutat.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.