Una visita por todos los rincones del Graüll para convencer al número 2 de Educación de su necesidad de hacerlo nuevo

19 junio, 2018Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Esta debería ser la última. Y podría serlo. El alcalde, José Chulvi, la concejala de Educación, Montse Villaverde, han visitado junto a la directora del colegio Graüll, Quica Gil, y el secretario autonómico de Educación, Miquel Soler, el centro. Todos y cada uno de los rincones. Con el fin de convencerle de la urgencia de construir un colegio completamente nuevo.

Gil no ha dudado en sincerarse ante los medios y reconocer que desde que el colegio se separó del Vicente Tena con 160 alumnos siguen las mismas instalaciones y “ahora tenemos 406 escolares en el mismo espacio” los profesores “hacen maravillas” porque están ocupando “espacios que no son educativos”.

En esta línea la directora ha subrayado “las maravillas pedagógicas que tiene nuestro centro se merecen unas instalaciones en condiciones” y ha añadido “creo que paciencia hemos tenido muchísima”, es algo que “clama al cielo”.

La directora ha recibido numerosos políticos con promesas varias respecto al centro y espera que esta visita sea la definitiva. Por ello ha cuidado la visita con el equipo de gobierno y el número 2 de la Conselleria. No se ha perdido ni un solo rincón y ha tenido que cruzar de un pabellón al otro por el túnel de debajo de la escalera; las aulas, la cocina, el comedor, el patio, los barracones, y el edificio de las antiguas casas de los maestros donde está el “gimnasio” y otras dependencias como el aula CyL, o el logopeda.

Antes de la visita y a las puertas del centro, Soler ha declarado que la decisión que tomará la conselleria se conocerá en 15 días y que su visita era porque “no es lo mismo ver las cosas en directo que verlas en papel, en informes técnicos”, habrá una actuación “seguro” pero tienen que decidir “que opción se toma”.

El secretario autonómico de Educación ha afirmado que la decisión que deben tomar es si se amplia el colegio (el proyecto supondría tirar la antigua casa de los maestros y hacer un edificio nuevo con los servicios que faltan) y tendría un coste de unos 2 millones de euros. O en cambio, tirar los dos edificios y hacer el colegio completamente nuevo, lo que supondría un desembolso de entre 4,5 y 5 millones de euros. En ambos casos, se dotará al centro con un aula para niños de 2 años, una medida que no se ha podido implantar en Xàbia por falta de espacio en los centros educativos.

Por su parte, el alcalde, José Chulvi, ha remarcado que hace ya “muchos años” desde la comunidad educativa del Graüll se está luchando para “poder tener las instalaciones que los niños se merecen”.

En clave más general el primer edil ha recordado que en las próximas semanas se comenzará a tramitar los primeros expedientes de contratación del plan Edificant en Xàbia por importe de 2 millones de euros, y que en el pleno ordinario de junio se aceptará la delegación de competencias para las intervenciones en el colegio Arenal y el Port de Xàbia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.