Imagen actual de la villa llamada Villa Felicidad, conocida hoy como Villa-Mar (Imagen: David Gutiérrez)

Villa Felicidad o Villa-Mar: El templo griego de Xàbia

20 julio, 2020Por: Redacción

4
Tiempo de lectura: 5 minutos

Si vamos caminando por el paseo del Montañar I podremos ver que algunas de las villas que aún se conservan en primera línea de playa, son antiguas casas veraniegas que fueron construidas a principios del siglo XX. Lamentablemente ya son pocas y ninguna de ellas están recogidas al día de hoy en el Catálogos de Bienes y Espacios Protegidos del Plan General de Xàbia (Documento Refundido en 2013).

De entre ellas, seguro que no ha pasado desapercibo una de estas villas cuya fachada reproduce literalmente la estética de un templo griego y es conocida como Villa Mar aunque su nombre original fue Villa Felicidad. Desconozco, hasta el momento, el año de su construcción, a quién perteneció o quién fue su arquitecto pero eso ahora mismo da igual, ya que la pregunta que vamos a intentar contestar es ¿Por qué un arquitecto o unos propietarios deciden diseñar una casa imitando un templo griego? Pues vamos a intentar darle una explicación.

Fachada del Partenón de Atenas / Grabado proyecto de villa de Palladio en una edición de Londres en el siglo XVIII

El origen de un templo griego en estilo dórico, se crea allá en el s. VII a.C. y el ejemplo más representativo es el Partenón de la Acrópolis de Atenas. Los estilos griegos (dórico, jónico y corintio) lo copiarán los romanos y pasado el tiempo, nuevamente se reinterpretarán en el Renacimiento (siglos XV y XVI). En este momento arquitectos como Andrea Palladio publicarán tratados de arquitectura con grabados de edificios y diseños que se difundirán por toda Europa, teniendo una gran acogida en la Inglaterra de los siglos XVII al XIX y creando así el estilo neoclásico.

Nos seguimos quedando en Inglaterra, desde donde se empezó a promocionar los viajes al extranjero a través del Grand Tour, una especia de viajes a Italia y Grecia entre otros, para estudiar la arquitectura y la cultura clásica, trayendo como souvenirs dibujos, pinturas, grabados o piezas arqueológicas como algo exótico y este exotismo lo veremos reflejado en los jardines ingleses que reproducirán ruinas o pequeños templos griegos como ocurre en el Shugborough Estate (Inglaterra).

Templo griego en el jardín de Shugborough Estate (1750) / Fachada del Museo Británico de Londres (1852)

Por otro lado y muy importante será la llegada en 1807 a Londres de los mármoles del Partenón junto con otras piezas de escultura y arquitectura sustraídos por el embajador británico en Grecia, Lord Elgin. A partir de aquí, nació en 1842, el término Greek Revival o Neogriego proyectándose edificios nuevos como el Museo Británico de Londres (1852) o la iglesia de San Pancracio (1822) la cual reproduce el Erecteion con sus cariátides.

 Erection de Atenas (s.V a.C) / Iglesia de San Pancracio en Londres (1822) / Fachada de la casa de Blasco Ibáñez en Valencia (1902)

Pues bien, como ya comentamos en el artículo de La Torre de la Baronía de la Casa Ferrándiz en Xàbia con motivo de la llegada del estilo neogótico, también a finales del s. XIX y principios del s. XX llega a España otros estilos neos y entre ellos el neogriego y prueba de ello tan sólo pondré como ejemplo el edificio valenciano de la Casa de Blasco Ibáñez (1902) diseñada por el maestro de obras Vicente Bochons Llorente, en cuya fachada se abre un pórtico en estilo neogriego y pompeyano con pilastras jónicas y cariátides en las esquinas queriendo inspirarse de alguna manera en el Erecteion griego.

Joaquín Sorolla, Mujeres griegas a la orilla (1895. Colección particular) y La vendimia (1897. Museo Bellas Artes Viña del Mar, Chile)

Esta influencia neogriega, no sólo se queda en el ámbito arquitectónico, sino que también se traslada a la pintura mural en la decoración de interiores o incluso en la pintura de la época. Por ejemplo, el mismo Joaquín Sorolla, cultivó la temática historicista dentro de un estilo neogriego en algunos de sus lienzos como Mujeres griegas a la orilla (1895. Colección particular) o La vendimia (1897. Museo Bellas Artes Viña del Mar, Chile).

Fotografía de Villa Felicidad o Villa-Mar realizada por Lisardo Arlandis a finales de 1920 (Imagen aportada por Carlos Fuster a Marina Alta Antiga perteneciente a la Colección Ediciones Tívoli)

Entendiendo un poco más cómo se difunde el estilo neogriego, ahora podemos entender más que un particular quiera destacar su condición social a través del diseño de una residencia veraniega en Xàbia de una manera original y acorde a la moda del momento. De esta manera Villa Felicidad o Villa-Mar se construye en la década de 1920 imitando la fachada de un templo griego que hoy se conserva prácticamente igual. Tan sólo se han producido unos ligeros cambios y ampliaciones en su parte posterior pero gracias a unas fotografías antiguas realizadas por el fotógrafo Lisardo Arlandis Dura (1881-1951), podemos ver cómo fue en su estado original.

Aun manteniendo las escaleras de acceso, la fachada con sus columnas, su entablamento y su gran tímpano triangular, lo que desgraciadamente se ha perdido es el friso esculpido con motivos florales que decoraba la fachada. Este elemento, la verdad es que no es un motivo neogriego, sino neomedieval, recordando las decoraciones esculpidas a bisel que fueron tan populares en el arte bizantino, visigodo, asturiano o mozárabe.

 Fotografía de Villa Felicidad o Villa-Mar realizada por Lisardo Arlandis a finales de 1920 (Imagen aportada por Carlos Fuster a Marina Alta Antiga perteneciente a la Colección Ediciones Tívoli)

También se ha perdido las letras con el nombre de la villa que le daban un aire novedoso y de modernidad a la construcción. Pero independientemente de estos cambios, sí podemos decir que se conserva una villa centenaria en Xàbia que ya pertenece a ese patrimonio arquitectónico xabiense de villas de veraneo que no se debieran perder y se tendrían que proteger para que no caigan en la especulación inmobiliaria.

David Gutiérrez Pulido

(Ldo. Historia del Arte)

sorollajavea.wordpress.com

4 comentarios en “Villa Felicidad o Villa-Mar: El templo griego de Xàbia

  1. Un artículo muy interesante. Y, realmente, una pena que se hayan perdido tantas villas hermosas en el Primer Montañar porque el Ayuntamiento no las hubiera incluido en el Catálogos de Bienes y Espacios Protegidos del Plan General de Xàbia. Y que siga sin incluirlas.

  2. Articulo muy interesante. En U.S.A. se copio mucho este tipo de fachada de estilo clasico Griego, grandes edificios publicos son un ejemplo.
    Es una pena como bien dices que muchas casas del primer montanar I hayan perecido por la especulacion inmobiliaria; Villa Maria, la casa de la criminala son un ejemplo, (aunque esta ultima era de construccion mucho mas moderna).
    Otra casa que se conserva, y no ha caido en las garras de la especulacion es la casa » El Campet «. ejemplo de construccion tipica de Javea, con una Naya delante, aun siendo reformada en los 80-90 aun conserva su arquitectura original. De este estilo quedan muy pocas ya en el montanar I. Una pena.

    Villa-Mar o Villa Felicidad si no estoy equivocado pertenece a la Iglesia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.