Vivir en la atalaya de Ambolo: vistas a la Granadella, vistas al Cabo de la Nao

26 febrero, 2018Por: Carlos López

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Las casas de revista no solo están en la calle l’Illa de Xàbia. También están apareciendo en la zona de Ambolo. A una de esas viviendas, la última de las construidas, pudo entrar XAD esta semana.

Situada sobre la cala Ambolo, está en un terreno de 1.600 metros y la situación permite disponer de vistas del cabo de la Nao y la isla del Descubridor, pero también del Puig Llorença, la Granadella y el Montgó.

Construida por Miralbo. Tiene el formato de líneas rectas sello de esta promotora, pero el revestimiento con piedra de Travertino le da un toque integrador, el color de esta piedra es muy similar a la tosca, presente en tantas viviendas de Xàbia.

Cuenta con cuatro habitaciones, dos de ellas con el baño integrado, un pequeño spa, vinoteca y dos piscinas. Una de verano situada encima de la cala de Ambolo, la otra de invierno está climatizada y permite nadar a contracorriente.

En la vivienda los grandes ventanales y las cristaleras con acero de última generación dominan y permiten contemplar las maravillosas vistas. En las terrazas, el cristal también se puede encontrar como barandilla. No hay que perder ni un detalle.

Detalles que se perciben en el interior. Domótica por doquier, baños con material krion de Porcelanosa y en la habitación “master” una bañera situada estratégicamente junto al ventanal para relajarse mirando la isla del Descubridor o la inmensidad del Mediterráneo. La cocina con un gran banco central con electrodomésticos totalmente integrados.

La piscina principal es de esas que dejan rebosar el agua y además tiene dos hamacas de mármol integradas en una parte, igualmente una chimenea exterior. En la parte inferior de la vivienda, el spa con sauna finlandesa, ducha fría, y una pared forrada con un jardín vertical. En el exterior el jardín tiene césped, unos olivos y árboles frutales.

“Podría ser el último terreno llano con estas vistas”

Según explicó el gerente, Juanma Pérez, “será muy difícil, sino imposible, encontrar un terreno llano y que tenga estas impresionantes vistas. A la vivienda le da el sol desde que sale hasta que se pone. La hemos diseñado para aprovechar toda esa luminosidad. Está integrada y abierta al paisaje que la rodea”.

Miralbo compró la parcela por 1,7 millones, la vendió por 5 millones y tras acabar de equipar esta casa, ya se centra, entre otros, en su próximo proyecto en la cala del Portitxol, en una parcela que le vendió el Ayuntamiento en una subasta pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.