Wi-Fi en Xàbia ya

Por: Guiomar

0
Tiempo de lectura: 5 minutos

En un mundo en el que internet tiene cada vez más presencia, la necesidad de estar conectado a la red va en aumento. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías se van adaptando a nuestra mayor movilidad, de tal manera que los dispositivos que nos conectan a la red de redes son cada vez más variados, más pequeños y más versátiles. Portátiles, miniportátiles (gracias al Flashdrive), PDAs e incluso teléfonos móviles permiten conectarse a internet, no sólo mediante la tecnología móvil de transferencia de datos GPRS, sino también por Wi-Fi.

Edificios públicos, plazas emblemáticas de grandes ciudades, cafeterías de moda, hoteles, etc., todos los días aumenta el número de «hot spots», o puntos calientes, que es cómo se llama a las zonas de cobertura inalámbrica.

 

Con el nombre Wi-Fi se hace referencia a un estándar de comunicación inalámbrica, creada originalmente en Hawai para crear un sistema de telecomunicaciones entre las islas. La tecnología evoluciona a velocidad de vértigo, nunca mejor dicho, y las redes Wi-Fi son cada vez más seguras y tiene un mayor alcance. Actualmente, con un hotspot estándar casero se puede cubrir un radio de 300m, y con uno más potente de exterior se pueden alcanzar de 20 a 40km de cobertura, y ahora con el protocolo WiMAX se llega a cubrir una distancia de hasta 100km. Claro está, siempre y cuando no haya una barrera física o emisores de microondas entre medias que interfieran la señal. También hay que tener en cuenta que estructuras de hormigón o hierro, puertas y demás pueden afectar asimismo la calidad y la potencia de la señal.

 

Por todo esto, ofrecer una conexión a internet gratuita a través de Wi-Fi es casi, más que un servicio extra o de lujo, una necesidad básica, que sirve no sólo para que cualquiera pueda acceder a internet, sino también para poder hablar por teléfono con cualquier país del mundo de forma gratuita. Esto es posible gracias a simples programas de transmisión de voz como Skype, con los que no hace falta más que el micrófono y los altavoces del propio ordenador para que éste se convierta en un teléfono que se comunica con cualquier otro ordenador o aparato de teléfono del mundo a través de la misma conexión de internet.

 

Imagínate que te vas de viaje a otro país. Tus padres querrán ponerse en contacto contigo para saber qué tal estás, o quizá tú quieras hacer una vídeo conferencia con tus amigos para darles un poco de envidia. Llamar por teléfono, ya sea fijo o móvil suele salir muy caro. Si prefieres el correo electrónico, acudir a un café internet en países con lenguas muy diferentes puede ser toda una odisea. Sin embargo, si dispones de una PDA, un Blackberry, un portátil, o un móvil con Wi-Fi, sólo tienes que buscar una zona Wi-Fi, reconocible por el logotipo a lo ying-yang de la marca, conectarte, y surcar la red como si estuvieras en tu propia casa. Pero lo mejor, es que además puedes aprovechar la conexión para llamar por teléfono a quien quieras.

 

Ahora imagínate que estás de vuelta en casa y que tienes un negocio en una zona turística. ¿No crees que se acercarían más clientes si hay puntos calientes de Wi-Fi? Si Xàbia quiere ser una ciudad de futuro que atienda a turistas con calidad, ¿no debería disponer de redes Wi-Fi públicas?

 

Lliberweb, una red inalámbrica con 350 usuarios

Existen varias opciones para crear redes Wi-Fi y ofrecer al público una conexión a internet inalámbrica. La más conocida, y lógicamente más promocionada por las principales operadoras de telefonía, consiste en instalar un módem router ADSL con un emisor Wi-Fi. La conexión al público se puede ofrecer previo pago, mediante una clave de seguridad, o de forma totalmente libre. Por regla general, los establecimientos comerciales y hosteleros suelen optar por la opción de pago, que también puede ser en forma de consumición, los hoteles permiten que sus clientes accedan mediante una sencilla clave de acceso y los ayuntamientos en espacios públicos no ponen ninguna traba.

Otro uso de una red Wi-Fi debe gustar menos a las operadoras telefónicas, aunque precisamente surge por la imposibilidad de éstas (probablemente después de analizar costes y beneficios) de dar servicio a todo el mundo. En este sentido, muy cerca de Xàbia, en la Vall de Pop, Spotnet -filial de la empresa javiense Computer Care- ha creado Lliberweb, una red hecha con 40 hotspots que da servicio a 350 usuarios en un área que abarca desde Senija hasta Murla. La misma compañía también ha instalado redes en otras poblaciones, incluido en ciertas urbanizaciones de Xàbia, con gran satisfacción por parte de los usuarios.

Pero a las operadoras de telefonía fija les debe interesar mucho más que el usuario permanezca dividido -ya se sabe, divide y vencerás-, y en vez de promocionar una alternativa inalámbrica económica, prefiere que el usuario use el móvil. Atrás quedó el servicio de telefonía rural mediante ondas de radio, que ha quedado obsoleto por la cantidad de interferencias en las ondas de radio que no permitían la conexión a internet.

 

Wi-Fi en Xàbia, un servicio imprescindible para el turista moderno

Volviendo a Xàbia, imagina que eres un turista en el Arenal. Quieres hablar con tus amigos en tu país para decirles lo maravillosa que es la playa y lo bien que te lo estás pasando -a ver si les pica el gusanillo. Desenfundas tu PDA, buscas una conexión Wi-Fi, ¡pero no encuentras nada! ¡Menuda desilusión!

Si Xàbia pretende ser un destino turístico de prestigio, es imprescindible que ofrezca zonas Wi-Fi a los turistas. Una opción sería que unos cuantos locales del paseo del Arenal se instalen un hotspot sobre su propia conexión ADSL. Si están ubicados de manera estratégica, podrían dar cobertura a toda la playa. Para compensar, los establecimientos que ofrecen la conexión podrían anunciarse en una serie de páginas que aparecerían al conectarse -y si quieren también cada tanto minutos-, con el fin de recordar al usuario cuáles son los mejores locales del Arenal. O podrían vender el espacio de publicidad a otros negocios, y amortizar el gasto o incluso ganar dinero.

Estamos hablando de una inversión modesta. Además de la cuota mensual del ADSL, para el comerciante supondría una única inversión de unos 200€ en el hotspot. Pero para que funcione esta red deberían ponerse de acuerdo los comerciantes.

 

Así que otra alternativa es que sea el Ayuntamiento quien instale un hotspot en un lugar estratégico, que en el Arenal podría ser el extremo sur, donde está el puesto de la Cruz Roja. Con la tecnología de hoy en día, con un hotspot de exterior -unos 600€, instalación incluida-, del tamaño de una caja pequeña de puros, sería suficiente para dar cobertura a todo el Arenal, ya que no hay edificios que interrumpan la señal. A cambio, el Consistorio podría anunciar la información turística, la programación cultural o cualquier actividad que desee en una serie de páginas web de obligatorio visionado que pueden aparecer con la frecuencia que se quiera, y que cualquier técnico municipal encargado puede alterar cómodamente desde su ordenador.

 

Seguro que estás pensando que todo eso es muy bonito, pero que los vecinos colapsarían el sistema al intentar conectarse gratis para baja canciones y películas. Pero todo está pensado y existe la posibilidad de bloquear el tipo de programas utilizado para estos intercambios -a la vez que no se ve afectada la transferencia de correo electrónico-, o incluso reducir la velocidad de conexión. De todas formas, los anuncios que aparecen continuamente también resultarían molestos para un usuario muy frecuente, que verá más cómodo tener su propia conexión. Aún así, suponiendo que se conectan muchas personas a la vez, puede que se reduzca la velocidad, pero la experiencia demuestra que de todas maneras se puede navegar con relativa comodidad.

La seguridad también era un problema para las redes Wi-Fi en un principio, pero ahora resultan incluso más seguras que una conexión normal porque suponen una doble contención de Firewall.

Y para completar la oferta, habría que colocar otro hotspot en Aduanas  -un lugar ideal sería el Hotel Puerto o el Hotel Miramar- y otro en el Centro Histórico -lo lógico sería en el Ayuntamiento.

 

Si Xàbia no quiere perder otro tren más haría muy bien en ofrecer conexión Wi-Fi en cada uno de sus tres núcleos. La operación es muy sencilla, estamos hablando de unos 1.800€ más las pertinentes conexiones a ADSL (unos 50€ al mes). Podría financiarlo el Ayuntamiento o correr a cargo de una empresa, que luego cobraría por la publicidad. Dejaríamos muy buena impresión este verano en los turistas. ¿A qué esperamos?

 

 

 

No te pierdas ninguna noticia de Xàbia al Día

En Xàbia AL Día queremos que no te pierdas ninguna de nuestras noticias, por este motivo hemos puesto en marcha un canal de Telegram a través del cual podrás recibir las noticias más importantes que nuestros redactores ha elaborado durante todo el día. Noticias en muchas ocasiones que no leerás en otros sitios.

Darse de alta es muy fácil. Tienes que tener instalada en tu móvil smartphone la aplicación Telegram (si no la tienes puedes descargarla en el Play Store de Android o el App Store de IOS) y buscar el Canal: xabiaaldia

Una vez accedas al canal tienes que pulsar la opción UNIRME y comenzarás a recibir las noticias del día de lunes a viernes entre las 20 y las 21 de la noche.

Este servicio es totalmente gratuito, y puedes darte de baja en cualquier momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.