Xàbia dará 70 puntos a la constructora que más reduzca el precio de la obra del nuevo edificio del Portal del Clot

30 noviembre, -0001Por: Carlos López

2
Tiempo de lectura: 1 minuto

El Ayuntamiento de Xàbia publicó ayer en el Boletín Oficial de la Provincia el concurso para la adjudicación de las obras que posibilitarán la apertura del nuevo edificio del Portal del Clot, una construcción que se hizo junto con los aparcamientos subterráneos hace ya unos 5 años. 

Según el anuncio, el precio de salida de la reforma entera, el edificio no cuenta ni con instalaciones -luz, agua..- ni está adaptado para acoger oficinas, asciende a un total de 2,79 millones de euros, que se financiarán con cargo al préstamo del Ministerio de Industria y Turismo de más de 5 millones, y que permitió ejecutar el encauzamiento del barranquet del Freginal. Un crédito que el Ayuntamiento estaba obligado a gastar en esos dos conceptos (barranquet y Edificio municipal) so pena de pagar una comisión muy elevada si no lo hacía.  

El concurso busca una fuerte rebaja en el precio, ya que de los 100 puntos máximos de la oferta, 70 se concederán a aquella constructora que más se aleje del precio de salida, eso sí, teniendo en cuenta que más allá del 20% de reducción se considera una baja temeraria. Los restantes 30 puntos se conceden por ejectuar la obra en menor plazo, pero con el condicionante, entiende el Ayuntamiento que el máximo posible son 30 días menos del plazo previsto (unos cinco meses). 

Sobre los detalles del proyecto, que ha redactado el despacho DDBC##1Ara Arquitectes, poco se conoce públicamente, solamente que allí se trasladarán los departamentos de Fomento Económico y la Oficina Técnica, así como la Policía Local. Además, habrá 800 metros cuadrados para la creación del reclamado Archivo Municipal. 

La fecha límite para que las empresas presenten sus ofertas concluye el 22 de septiembre. 

2 comentarios en “Xàbia dará 70 puntos a la constructora que más reduzca el precio de la obra del nuevo edificio del Portal del Clot

  1. Pues… ¡suerte a quien se meta dentro! El Ayuntamiento mira la economía por encima incluso del bien del usuario, riesgos para la salud e higiene incluidas. Ejemplo: hizo lo mismo con el servicio de recogida de basuras. Pues bien, en Costa Nova, a pesar de pagar elevadas tasas por dicho servicio, resulta que no lo tenemos. Nos han retirado los contenedores, porque para ahorrar la empresa acortó trayectos de recogida. Es decir: eliminó de su ruta, directamente, a toda la urbanización, de manera que si queremos deshacernos de la basura hemos de ir a más de un kilómetro para tirarla, lo que hace casi 3 kilómetros (ida y vuelta) para algunos de los vecinos. Obviamente, la solución que se nos dio fue genial: «Cuando bajen a la playa, aprovechen el viaje para tirar la basura» «O cuando vayan a comprar». Es decir, ponga usted la basura en el coche y después de más de un kilómetro, deposítela en el contenedor. Ponga la basura donde lleva a los críos, entre las sillitas, bien acomodada, con su aroma apestoso; o en el maletero, con el cubo y la pala de la playa, las toallas y los manguitos, justo al lado de la papilla del pequeño y del bocadillo del otro niño, ahí donde por la tarde depositará las verduras y frutas que compre.

    De paso, si en la familia hay alguna persona con tratamientos inmunosupresores, pónganle bien cerquita las posibilidades de pillarse cualquier bicho para terminar de rematarla. Si va toda la familia en el coche, esa misma persona puede llevar la bolsa o las bolsas encima, con el pañal del pequeño y el del abuelo con sus deposiciones y orinas, junto con los restos de comida, del día o días anteriores, las mondas de fruta, los envases con restos de leche o yogur ya agrios, el vómito del niño, la arena del cajón del gato con sus excrementos, o los del cachorro que lo hizo en el pasillo. Piensen en las mil «marranadas» que uno se puede encontrar en la basura como cosas higiénicas de uso personal (se me entiende), que todo eso lo paseará usted en el coche con el niño, el enfermo, el abuelo, el sano y quien quiera que sea el que vaya en el vehículo. Bolsas que, por lo general, nadie deja ni un segundo en el salón de casa mientras se abriga, porque huelen y porque ensucian.

    Abaratando costes el Ayuntamiento se las pinta solo. De lo que no se acuerda es de abaratar el cobro por un servicio que no presta. Al parecer hay que coger todos los días el coche para ir a la playa (no entiendo esa suposición). Pues sí o sí, tendrán que hacerlo para tirar la basura. Ese gasto no lo cuentan, claro. Si alguien tiene una persona mayor a la que deja con una cuidadora una semana en Jávea (cosa bastante frecuente) o sola porque se vale bien, pero no conduce ¿qué harán con la basura? Llamen a un taxi, a ver si les autoriza a meter la bolsa de basura apestosa y goteando en su vehículo de transporte de personas. O camine tres kilómetros con la basura por orden del Ayuntamiento.

    Ah, eso sí: no se le olvide reciclar para mayor comodidad en el transporte de basuras. La bolsa amarilla puede ir delante, bajo los pies del copiloto.

    Francamente, esto de primar en el concurso a la empresa que más barato ofrezca el proyecto es un tanto peligroso para la salud de los usuarios.

  2. Mi madre, que tenía nueve hijos, decía «Lo barato sale caro». Buscar abaratar tanto los precios no lleva más que a hacer chapuzas. Hagamos menos cosas pero bien hechas!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.