Xàbia dispuesta a colaborar en la vigilancia de la Reserva Marina del Cap de Sant Antoni

7 octubre, 2016Por: Redacción

0
Tiempo de lectura: 2 minutos

El Ayuntamiento de Xàbia ha mostrado su voluntad de participar en la vigilancia de la Reserva Marina del Cap de Sant Antoni que desarrolla el Ayuntamiento de Dénia y la Conselleria de Medio Ambiente, aunque eso sí, todavía faltaría definir como se materializará, ya que el municipio, como ha insistido hoy a XAD la concejala Pepa Gisbert, cuenta con otras zonas de costa que también debe vigilar.

Gisbert participó ayer junto con la concejala de Medio Ambiente, Doris Courcelles, en una reunión en Dénia de la comisión de seguimiento de la Reserva Marina, un órgano formado por los Ayuntamientos y la Generalitat en el que se toman las decisiones al respecto de lo que se debe realizar o no en el interior del área protegida. Una zona que está sometida a una fuerte presión del turismo deportivo, en forma de embarcaciones que se adentran en en ella y las inmersiones de los submarinistas que quieren disfrutar de los fondos marinos.

De hecho durante todo el verano se han producido numerosas denuncias y quejas por parte de colectivos ecologistas de invasiones y fondeos de embarcaciones en el área protegida. Estos colectivos reclaman que se instalen boyas de fondeo para los barcos así como boyas para submarinistas. (ver)

La concejala comentó que una de las cosas que ha pedido el Ayuntamiento es eso. En primer lugar que toda la reserva sea balizada, pero también que se instalen boyas de fondeo y boyas para submarinistas.. sin embargo la pregunta que nadie tiene respuesta es ¿quien va a pagar eso?.

EL Consell quiere poner coto a las inmersiones

Por otra parte, dijo que en el encuentro se puso sobre la mesa un anteproyecto de decreto que está preparando el Consell para estas zonas protegidas en el mar y avanzó que el borrador ha sido trasladado a las partes afectadas (clubes de buceo, ayuntamientos y pescadores) para que aporten sus ideas y propuestas.

Según aseguró uno de los aspectos más polémicos es que la Generalitat pretende limitar las inmersiones para proteger el espacio natural y que los centros de buceo deberán gestionar unos cupos de permisos para adentrarse en el fondo marino de la Reserva del Cap de Sant Antoni, un aspecto en el que a buen seguro habrá polémica con los clubes de buceo. Estos centros, deberán presentar informes semanales de cuantas inmersiones realizan.

Algo parecido sucede con la pesca autorizada y profesional, que tras un primer año de prueba inicia una nueva fase. Se han concedido 17 permisos para pescar (10 para embarcaciones de la cofradía de Pescadores de Dénia y 7 para las de Xàbia), pero con un límite de 3 barcos al día como máximo. Además, al concluir la jornada, las cofradías deben pasar un informe de las capturas realizadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.