Xàbia prepara una guía con instrucciones básicas de autoprotección para los vecinos de las urbanizaciones

29 marzo, 2017Por: Carlos López

0

El Ayuntamiento de Xàbia va poco a poco desvelando los trabajos que está realizando en el marco del Plan Local de Prevención de Incendios, un plan que está elaborando de la mano de la empresa Medi XXI cuya primera medida es la elaboración de una guía con instrucciones básicas de autoprotección que se repartirán por todas las urbanizaciones pero que también se distribuirán por las inmobiliarias que alquilan propiedades en verano. El objetivo que nadie se quede sin tener esa documentación.

La Policía Local trabaja de manera coordinada con el equipo técnico para recoger en una guía las instrucciones básicas y medidas de autoprotección y aspectos como por ejemplo, como en el jardín al plantar diversas especies ya se está contribuyendo a protegerse o no, o la elección de la valla con la que delimitar la parcela (la paja es tremendamente inflamable). Un material gráfico que el Ayuntamiento pretende repartir «en breve».

Esta es una de las líneas de trabajo que tiene en marcha el Consistorio, y que desveló tras una reunión celebrada el martes por la noche en la que además participaron diversos colectivos muy vinculados con la montaña como clubes excursionistas, de caza, BTT o atletismo), además de los cuerpos de seguridad, voluntarios antiincendios y departamentos municipales implicados.

La empresa de asesoría ambiental explicó que está ahora en la fase de recopilar datos (estudiando los últimos incendios, detectando las zonas con más riesgo de las casi 7.000 hectáreas del término municipal y recogiendo propuestas de los sectores que tienen experiencia directa tanto en la montaña como en las labores de extinción) para así poder diseñar las acciones más adecuadas para reducir el riesgo de incendios, su peligrosidad para las personas y ofrecer a los profesionales más posibilidades de apagarlos.

Soluciones en las urbanizaciones

Una vez esté redactado el plan de Prevención Local, comenzará otra fase más complicada que es la elaboración de los planes de prevención y autoprotección de cada una de las urbanizaciones que lindan con las zonas boscosas. Allí el trabajo será más complicado y requerirá al margen de las guías, las charlas y las señales para localizar la salida y las bocas de agua, de cierta inversión.

En este sentido, algunos expertos consultados por esta redacción, han indicado que se deberá crear una especie de cinturón de seguridad sin árboles entre las viviendas y los árboles. Vendría a ser como un cortafuegos que se abre en las montañas, pero con la doble vertiente de garantizar la seguridad de los vecinos de la zona.

En una de las imágenes la urbanización — en la de al lado, la misma zona residencial después de la intervención

Estos expertos explicaron que asumieron la redacción de este plan de prevención para una localidad de la provincia de Málaga. Los trabajos se prolongaron durante más de 3 años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.