Xàbia Viva invita a descubrir el Cuartel de los Carabineros y la Ermita de Sant Antoni en Les Planes

21 marzo, 2013Por: Carlos López

2
Tiempo de lectura: 2 minutos

La asociación Xàbia Viva ha organizado para este domingo una excursión para difundir los valores del patrimonio histórico de la zona de les Planes de Xàbia. Una planicie en la que sobresalen los 11 once molinos, pero tras la extensa vegetación esconde los restos de un cuartel de los antiguos carabineros y la ermita de Sant Antoni que dio nombre al cabo de Sant Antoni, así como las instalaciones del antiguo Monasterio, ahora reconvertidas en hotel. 

La visita comenzará a las 9 de la mañana en el parking del faro, seguirá por la carretera hasta el merendero donde se hará una parada técnica para almorzar. Posteriormente ya por las diferentes sendas que recorren Les Planes se alcanzarán los tres puntos que Xàbia Viva quiere difundir, y la visita acabará en el conjunto de Molinos.

El Cuartel de Carabineros se construyó en el siglo XIX. Fue una guarida para un cuerpo policial dedicado a la vigilancia de las costas y las aduanas para impedir la entrada del contrabando, que tenía mucha presencia en Dénia, Xàbia y Poble Nou de Benitatxell, porque era un punto caliente de la entrada a España. El cuartel se abandonó en 1940, cuando los carabineros fueron integrados dentro de la Guardia Civil.

La Ermita de Sant Antoni, fue construida entre los siglos XIV-XV, y está dedicada a Sant Antoni por ello el cabo tiene su nombre. La compartían Dénia y Xàbia, y los documentos dicen que allí estaba enterrada Sor Catalina Bas. La Ermita fue comprada por el ministro Navarro Rubio, que al parecer, fue el responsable de su derribo.

Respecto al Monasterio de les Planes. Fue construido por la orden de los Jerónimos en el siglo XIV, pero debido a los robos que sufrieron lo abandonaron y el duque de Gandia les cedió unos terrenos en Cotalba donde construyeron un nuevo monasterio, que visitó Xàbia Viva el año pasado. Posteriormente, en pleno siglo XVII se construyó una ermita y durante el franquismo se construyó un nuevo monasterio más moderno y alejado de su concepción inicial. Además en la década de los 90, se lo escrituró la iglesia, y lo convirtió en un sitio para diversas actividades espirituales y recogimiento. Últimamente ha acogido unas jornadas de la Fundación Vives para la humanidad y la democracia, vinculada al sector más católico del PP.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.